Ir al contenido principal

Armonía anímica

musica

La música es un placer.Saber disfrutar de ella,un arte.El arte de conocerse a uno mismo.Y con esto no me refiero a conocer tus gustos musicales,sería demasiado fácil.

Desde siempre he escuchado un tipo de música concreto,el que según mi opinión se adaptaba más a mi estilo.Y durante años me encerré en ese único género,
deshaciéndome de la variedad y olvidando que existían otros estilos.Con el tiempo mi mente fue abriendose puertas y noté que había distintos géneros también muy interesantes,con lo que amplié mi repertorio musical.

Tras conocer a mi amigo Emmanuel,un talentoso músico,descubrí que hay mucho más tras la música,que lo que escuchamos en nuestros reproductores.Empecé así a valorar realmente la música en todas sus facetas.

notas

Fue con el tiempo,que observé que el estilo de música que escuchaba hasta
ese momento me resultaba a veces molesto.Por lo que comencé a indagar,
experimentar y estudiar.

  • Las canciones se rigen por un ritmo y melodía concretos.Estos elementos conforman una vibración que es distinta dependiendo de la armonía del género musical y su subgénero,así como del estilo del cantante o del grupo.Toda esta vibración está directamente relacionada con nuestras vibraciónes internas,llamadas valencias,de las cuales emitimos distintas según nuestro estado anímico.
frecuencia

Por eso,según nuestra valencia deberemos adaptar el estilo musical a nuestra vibración en ese momento.Sin olvidar que a cierta valencia el único sonido adecuado,es el del silencio.

silencio y armonia

Comentarios

  1. me gusta tu blog.. lo pondre en mis favoritos.. y te "robare" una imagen porque me encanto, espero no te moleste.. Bere

    ResponderEliminar
  2. me gusta tu blog.. lo pondre en mis favoritos.. y te "robare" una imagen porque me encanto, espero no te moleste.. Bere

    ResponderEliminar
  3. Claro que no,sientete libre.Y bienvenida Bere

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo evitar un accidente de coche

Admito ser uno de esos hombres que con 27 años aún no sabía conducir. Vivía en un mundo diferente, sin prisas y a mi ritmo. Y hasta los 28 no me he sacado el permiso. Durante 10 años he sido ese amigo al que todos llevan en un momento u otro; aunque más que nada he sido un caminante. Como pasajero mi destino no dependía de mí, sino de otros. Yo sugería, pero no decidía. Y cuando podía hacerlo, era usando mis piernas como vehículo. En mis tiempo de jugador de baloncesto caminaba a diario con mi pelota, botando de arriba a abajo en todo rincón posible. También me sobrevuela algún recuerdo de mi época de árbitro de fútbol, caminando de un pueblo a otro cada fin de semana, cansado tras dos o tres partidos. Todo para evitar esperar dos horas al autobús. Tanto era caminar parte de mí, que una vez incluso volví caminando de Francia a España cruzando los Pirineos. Conducir lo cambia todo. Las comodidades, la velocidad, el tiempo ganado; pero también la sensación de certidumbre. Seamos o

Cosa de bebés

Una cosa que admiro de la cultura india «india americana, no hindú» es su respeto por el futuro. Eran un pueblo nómada con un respeto ancestral por el futuro. Su modo de vida era pura economía. Recordad que la economía es una ciencia que estudia cómo administrar recursos limitados para satisfacer necesidades ilimitadas. Ellos usaban la tierra por un tiempo, y después, por abundante en alimentos y agua que ésta fuera, se desplazaban a otro lugar. Dejaban descansar la tierra para que generaciones futuras disfrutasen de ellas; hoy ese espíritu parece haberse olvidado. La generación perdida nos llaman. Crecimos en un tiempo de inestabilidad, aprendimos de gente que no sabía enseñar, pero aquí estamos los que quedamos. Algunos tuvimos mejores ejemplos que otros, unos tuvieron más suerte que otros, y ahora todos nos necesitamos. ¿Nuestro propósito? Salvar el obstáculo que nos plantaron nuestros mayores, y hacerlo no por nosotros, sino para beneficio de las futuras generaciones. Somos

War Machine, de Brad Pitt

War machine, máquina de guerra. No esperaba ver a Brad Pitt protagonizando comedia nuevamente, pero aquí lo tenemos. Interpretando soberbia y sorprendentemente a un general estadounidense. No os confundáis, esta no es una película seria, o sí, porque trata un tema muy serio, pero no de al estilo hollywoodiense habitual. Me gusta pensar que a través de este tipo concreto de humor, un humor paródico casi elegante, denuncian la política internacional americana. Una potencia que ascendió en la economía mundial activando el capital humano que tenía de sobra tras la gran depresión y usándolo para armar, nunca mejor dicho, un negocio poco moral, pero muy capaz de llenar sus arcas. El de la guerra. Lo curioso de la película es precisamente Brad Pitt. Su interpretación es una nueva muesca en un cinturón de interpretación, marcado en mi opinión por su capacidad de reinvención. Desde "El club de la lucha", "Troya" y "Siete años en el Tíbet" a "Babel&quo