Ir al contenido principal

In the Barber shop


Desde el comienzo de los tiempos, es decir, cuando nací; el hombre, o sea yo, ha disfrutado de un espacio sagrado. Un lugar, el único, en donde un hombre puede acicalarse sin sentir por ello herido su preciado orgullo masculino. Ese automatismo animal que nos persigue allá donde vayamos.

La barbería ha sido y es, desde la Antigua Grecia hasta hoy en día, un lugar para hombres. Un punto de reunión que a lo largo de la historia ha forjado el equivalente masculino a las ''cosas de chicas''.
Un espacio en el que hablamos de deportes, contamos hazañas, hacemos chistes y si tenemos la edad suficiente 'nos quejamos de nuestra mujeres'. Afortunadamente no es mi caso. Si me habéis leído lo suficiente sabréis que para estar quejándome,pues no me caso. Pero bueno, es lo que hacemos.

barberia clasica

En la barbería, ya que se trata de un lugar sagrado, rige una ancestral tregua a las leyes no escritas que existen entre los hombres; tales como competir en todo tratando de establecerse como macho alfa, y el resto de estupideces que hacemos.Todo por respeto al barbero. Es de sentido común. No conviene mosquear a un tipo que pasará media hora rasurando tu cara y cabeza con una navaja tremendamente bien afilada.

barberia moderna

En algunos lugares se han llegado a crear sociedades,clubs o hermandades alrededor de la barbería, ensalzándola a la categoría de distinguido club social.

Esta profesión es un arte. El arte de dar forma a algo naturalmente caótico, como lo son el vello y el cabello humano. Cortar, rasurar, perfilar y embellecer.

Un ritual que nos prepara al fin y al cabo para un fin último, salir al mundo y luchar por vuestra atención.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Cómo evitar un accidente de coche

Admito ser uno de esos hombres que con 27 años aún no sabía conducir. Vivía en un mundo diferente, sin prisas y a mi ritmo. Y hasta los 28 no me he sacado el permiso. Durante 10 años he sido ese amigo al que todos llevan en un momento u otro; aunque más que nada he sido un caminante. Como pasajero mi destino no dependía de mí, sino de otros. Yo sugería, pero no decidía. Y cuando podía hacerlo, era usando mis piernas como vehículo. En mis tiempo de jugador de baloncesto caminaba a diario con mi pelota, botando de arriba a abajo en todo rincón posible. También me sobrevuela algún recuerdo de mi época de árbitro de fútbol, caminando de un pueblo a otro cada fin de semana, cansado tras dos o tres partidos. Todo para evitar esperar dos horas al autobús. Tanto era caminar parte de mí, que una vez incluso volví caminando de Francia a España cruzando los Pirineos. Conducir lo cambia todo. Las comodidades, la velocidad, el tiempo ganado; pero también la sensación de certidumbre. Seamos o

Cosa de bebés

Una cosa que admiro de la cultura india «india americana, no hindú» es su respeto por el futuro. Eran un pueblo nómada con un respeto ancestral por el futuro. Su modo de vida era pura economía. Recordad que la economía es una ciencia que estudia cómo administrar recursos limitados para satisfacer necesidades ilimitadas. Ellos usaban la tierra por un tiempo, y después, por abundante en alimentos y agua que ésta fuera, se desplazaban a otro lugar. Dejaban descansar la tierra para que generaciones futuras disfrutasen de ellas; hoy ese espíritu parece haberse olvidado. La generación perdida nos llaman. Crecimos en un tiempo de inestabilidad, aprendimos de gente que no sabía enseñar, pero aquí estamos los que quedamos. Algunos tuvimos mejores ejemplos que otros, unos tuvieron más suerte que otros, y ahora todos nos necesitamos. ¿Nuestro propósito? Salvar el obstáculo que nos plantaron nuestros mayores, y hacerlo no por nosotros, sino para beneficio de las futuras generaciones. Somos

Mujeres y Unicornios

Todo el mundo ha oído hablar de los unicornios; criaturas míticas que destacan por su belleza y fugacidad, pues son inalcanzables. Supongo que todo el mundo tiene a lo largo de su vida, esa experiencia con su unicornio particular. En mi caso esa mujer hermosa, exótica e inalcanzable que no termina de dejarse seducir, siendo arrebatadoramente seductora. Entra y sale de tu vida, dejándole siempre esa huella, pasa fugazmente, quedandose solo lo justo para que percibas su aroma, y justo en el instante en que tu cerebro lo identifica, ella desaparece. Pero sabes que ha estado allí. Como el unicornio, es inalcanzable, avanzáis a distinta velocidad, por caminos distintos, que de vez en cuando se cruzan. Ejerce esa atracción casi magnética sobre ti y aunque lo intentes, no terminas de olvidarla. Son mujeres independientes y aventureras, siempre con un toque de misterio que las vuelve tan fascinantes. ¿Creeis posible alcanzar a un unicornio? Yo creo que sí es posible, difícil, per