Ir al contenido principal

Letras e historias

persona de letras

Estrenando año nuevo,me he decidido a crear una una nueva categoría.

Como ya dije en un artículo previo, los libros y las historias que contenían me hicieron como soy, construyéndome página por página durante 23 años.

Esta nueva categoría se llamará Lecturas, a buen entendedor las explicaciones sobran.
¿La frase no era así verdad? La expresión original no me entusiasma. Las buenas palabras nunca están de más. Aunque tratándose de esta categoría en concreto seré más respetuoso con las expresiones populares y no me permitiré más licencias lingüísticas.No sé a quién pretendo engañar, terminaré haciendo lo que quiera.

Los temas a tratar en este nuevo apartado serán los libros, novelas, cuentos y relatos que lea o haya leído hasta ahora y que forman parte de nuestra sublime historia literaria. Quizá le dé una perspectiva más enfocada al autor de los mismos, quizá hable de los grandes maestros de la literatura y puede que publique algún microrrelato de mi autoría.

Prácticamente habéis recibido la noticia al tiempo que yo. Es una idea muy
reciente y por tanto no está del todo organizada. Lo que la hace todavía más interesante es que no puedo deciros qué cabe esperar de esta categoría.

Habrá que esperar para conocer cual es el resultado de este nuevo episodio.

libros antiguos



Comentarios

  1. Suena interesante este apartadoooooo..Estaré expectante :)

    Lidia

    ResponderEliminar
  2. Espero que lo sea. Aunque habrá que esperar algo más, todavía no está listo =)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo evitar un accidente de coche

Admito ser uno de esos hombres que con 27 años aún no sabía conducir. Vivía en un mundo diferente, sin prisas y a mi ritmo. Y hasta los 28 no me he sacado el permiso. Durante 10 años he sido ese amigo al que todos llevan en un momento u otro; aunque más que nada he sido un caminante. Como pasajero mi destino no dependía de mí, sino de otros. Yo sugería, pero no decidía. Y cuando podía hacerlo, era usando mis piernas como vehículo. En mis tiempo de jugador de baloncesto caminaba a diario con mi pelota, botando de arriba a abajo en todo rincón posible. También me sobrevuela algún recuerdo de mi época de árbitro de fútbol, caminando de un pueblo a otro cada fin de semana, cansado tras dos o tres partidos. Todo para evitar esperar dos horas al autobús. Tanto era caminar parte de mí, que una vez incluso volví caminando de Francia a España cruzando los Pirineos. Conducir lo cambia todo. Las comodidades, la velocidad, el tiempo ganado; pero también la sensación de certidumbre. Seamos o

Cosa de bebés

Una cosa que admiro de la cultura india «india americana, no hindú» es su respeto por el futuro. Eran un pueblo nómada con un respeto ancestral por el futuro. Su modo de vida era pura economía. Recordad que la economía es una ciencia que estudia cómo administrar recursos limitados para satisfacer necesidades ilimitadas. Ellos usaban la tierra por un tiempo, y después, por abundante en alimentos y agua que ésta fuera, se desplazaban a otro lugar. Dejaban descansar la tierra para que generaciones futuras disfrutasen de ellas; hoy ese espíritu parece haberse olvidado. La generación perdida nos llaman. Crecimos en un tiempo de inestabilidad, aprendimos de gente que no sabía enseñar, pero aquí estamos los que quedamos. Algunos tuvimos mejores ejemplos que otros, unos tuvieron más suerte que otros, y ahora todos nos necesitamos. ¿Nuestro propósito? Salvar el obstáculo que nos plantaron nuestros mayores, y hacerlo no por nosotros, sino para beneficio de las futuras generaciones. Somos

Mujeres y Unicornios

Todo el mundo ha oído hablar de los unicornios; criaturas míticas que destacan por su belleza y fugacidad, pues son inalcanzables. Supongo que todo el mundo tiene a lo largo de su vida, esa experiencia con su unicornio particular. En mi caso esa mujer hermosa, exótica e inalcanzable que no termina de dejarse seducir, siendo arrebatadoramente seductora. Entra y sale de tu vida, dejándole siempre esa huella, pasa fugazmente, quedandose solo lo justo para que percibas su aroma, y justo en el instante en que tu cerebro lo identifica, ella desaparece. Pero sabes que ha estado allí. Como el unicornio, es inalcanzable, avanzáis a distinta velocidad, por caminos distintos, que de vez en cuando se cruzan. Ejerce esa atracción casi magnética sobre ti y aunque lo intentes, no terminas de olvidarla. Son mujeres independientes y aventureras, siempre con un toque de misterio que las vuelve tan fascinantes. ¿Creeis posible alcanzar a un unicornio? Yo creo que sí es posible, difícil, per