Ir al contenido principal

Oportunidades


pesca

-Si pestañeas pierdes- le dijo un hombre a otro con la vista fija en una gran oportunidad.

Las oportunidades aparecen y desaparecen. Si esperas al momento adecuado debes saber que nunca se es lo suficientemente sabio,nunca se es lo suficientemente maduro. No se conocen los caminos sin recorrerlos y por ello ahora sé que para estar bien preparado para la vida son necesarios más años de los que disponemos.

Ambicioso, pero perfeccionista. Así me veo. -No existe la perfección- me dijo una vez una buena amiga. Lo que tú consideras perfecto, puede para otro ser basura y lo que creas mediocre, ser para otro ideal.

Con pretensiones de arte, nunca he sido un artista. Soy ordenado, demasiado estructurado para una mente artista. Pero sí puedo ser un buen artesano. Puedo crear ilusiones de belleza, ilusiones de vivencias, de emociones e intrigas. De guerras y aventuras. Esbozar nuevos mundos donde todo sea posible. Dibujar con palabras interminables lienzos de fantasía.

Escribir. Ese es mi nuevo sueño y propósito. De manera extensa y abundante. Publicar libros y compartirlos con el mundo. Después de todo, si he de morir de algo, el hambre es tan buena opción como cualquier otra.

-Estamos en crisis- no dejan de repetir para asustarnos. Pero nadie nos dice que las crisis son como un maremoto. Un maremoto lleno de renovación y oportunidades. Que llegan porque lo viejo ha fallado e impera el cambio. Que arrastran lo obsoleto para dejar espacio a todo lo nuevo que está por venir y que podamos aportar.

maremoto



Comentarios

Entradas populares de este blog

Cómo evitar un accidente de coche

Admito ser uno de esos hombres que con 27 años aún no sabía conducir. Vivía en un mundo diferente, sin prisas y a mi ritmo. Y hasta los 28 no me he sacado el permiso. Durante 10 años he sido ese amigo al que todos llevan en un momento u otro; aunque más que nada he sido un caminante. Como pasajero mi destino no dependía de mí, sino de otros. Yo sugería, pero no decidía. Y cuando podía hacerlo, era usando mis piernas como vehículo. En mis tiempo de jugador de baloncesto caminaba a diario con mi pelota, botando de arriba a abajo en todo rincón posible. También me sobrevuela algún recuerdo de mi época de árbitro de fútbol, caminando de un pueblo a otro cada fin de semana, cansado tras dos o tres partidos. Todo para evitar esperar dos horas al autobús. Tanto era caminar parte de mí, que una vez incluso volví caminando de Francia a España cruzando los Pirineos. Conducir lo cambia todo. Las comodidades, la velocidad, el tiempo ganado; pero también la sensación de certidumbre. Seamos o

Cosa de bebés

Una cosa que admiro de la cultura india «india americana, no hindú» es su respeto por el futuro. Eran un pueblo nómada con un respeto ancestral por el futuro. Su modo de vida era pura economía. Recordad que la economía es una ciencia que estudia cómo administrar recursos limitados para satisfacer necesidades ilimitadas. Ellos usaban la tierra por un tiempo, y después, por abundante en alimentos y agua que ésta fuera, se desplazaban a otro lugar. Dejaban descansar la tierra para que generaciones futuras disfrutasen de ellas; hoy ese espíritu parece haberse olvidado. La generación perdida nos llaman. Crecimos en un tiempo de inestabilidad, aprendimos de gente que no sabía enseñar, pero aquí estamos los que quedamos. Algunos tuvimos mejores ejemplos que otros, unos tuvieron más suerte que otros, y ahora todos nos necesitamos. ¿Nuestro propósito? Salvar el obstáculo que nos plantaron nuestros mayores, y hacerlo no por nosotros, sino para beneficio de las futuras generaciones. Somos

War Machine, de Brad Pitt

War machine, máquina de guerra. No esperaba ver a Brad Pitt protagonizando comedia nuevamente, pero aquí lo tenemos. Interpretando soberbia y sorprendentemente a un general estadounidense. No os confundáis, esta no es una película seria, o sí, porque trata un tema muy serio, pero no de al estilo hollywoodiense habitual. Me gusta pensar que a través de este tipo concreto de humor, un humor paródico casi elegante, denuncian la política internacional americana. Una potencia que ascendió en la economía mundial activando el capital humano que tenía de sobra tras la gran depresión y usándolo para armar, nunca mejor dicho, un negocio poco moral, pero muy capaz de llenar sus arcas. El de la guerra. Lo curioso de la película es precisamente Brad Pitt. Su interpretación es una nueva muesca en un cinturón de interpretación, marcado en mi opinión por su capacidad de reinvención. Desde "El club de la lucha", "Troya" y "Siete años en el Tíbet" a "Babel&quo