Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2014

Sokho

Durante años me he quejado de lo monogenérica que es la música en las discotecas levantinas. Si sales una noche y pretendes escuchar la música que te gusta, llevarte unos auriculares y tu propio ipod es la mejor opción.

En Madrid en cambio, las cosas son distintas. Los profesionales son conscientes de la variedad de gustos y se esfuerzan por complacer al público con diversidad de opciones.
Llegados a este punto hay una discoteca que es visita obligada. El club Sokho, en la calle Toledo. Siendo el metro tan popular en Madrid, Puerta de Toledo es su parada más cercana. Aunque si dependéis de él más vale que tengáis ganas de fiesta, porque no vuelve a abrir hasta las 6 de la mañana.
Sokho es para mí una de las mejores discotecas de Madrid. Con instalaciones de lujo, buen ambiente, personal bastante cool y sesiones variadas.
Vip86 es su sesión de música urbana, latino y ritmos caribeños.
Shoko classic combina la música comercial del momento, dance y alguna actuación en directo.
Y para los h…

El fenómeno incierto

Patrick Jane, uno de mis personajes de televisión preferidos y experto en el engaño dijo que la verdad duele.

En realidad es fisiológico. El cerebro procesa el sonido antes que la luz, pero esta es más veloz que el sonido y el cerebro altera la realidad para sincronizarla.
Solo cuando alguien está a 27 metros vemos y oímos su mundo tal y como es. Solo entonces cerebro, sonido y luz están en en armonía. El resto del tiempo vivimos entre mentiras. Las mentiras dan sentido al mundo, pero la verdad duele.

Incluso mi gran Ana Milán dijo a través de uno de sus personajes: 'No nos gusta la verdad, nos conformamos con menos'.

Hay una convención generalizada, casi una institución que se ha creado entorno a la mentira, a lo incierto. Institución que todos aceptamos y alimentamos convenientemente.


Por otro lado, Jean Aitchison, una gran estudiosa del lenguaje y la comunicación cree que el desplazamiento, nuestra capacidad de hablar de cosas remotas en el pasado, en el futuro y de lugares dis…

El temor de un hombre sabio

Nadie reseña un libro sin haberlo terminado antes, pero no soy dado a seguir normas en lo que al blog se refiere.

Patrick Rothfuss me ha sorprendido gratamente. Disfruté leyendo 'El nombre del viento', pero 'El temor de un hombre sabio' es una exquisitez dialéctica. Ambrosía para la mente. Ese toque lírico que tiene su prosa...

Una magia muy científica, música, universidad y los enredos de juventud de un talentoso joven con una especial habilidad para meterse en líos.

Un edena ruh orgulloso de su humilde origen y empeñado en encontrar a los Chandrian. La misteriosa organización de asesinos culpable de la muerte de sus padres.

Mis respetos a un autor que domina las claves del lenguaje corporal. Gracias a lo cual transmite fiel y detalladamente todas las interacciones que suceden a lo largo de la historia.

La épica historia de Kvothe, el asesino de reyes. Mago, ladrón, mendigo y artista.


Madrid

Haciendo honor a la promesa que hice meses atrás, he vuelto a Madrid a pasar un tiempo con mis primos.
Mis pequeños renacuajos aún en el mundo de yupi. Tan felices ellos...

Un punto en contra para mí es su ferviente pasión por el fútbol. Un deporte que no está mal, pero tampoco es que me quite el sueño.
En parte es inevitable que sean así, viniendo de Senegal. Allí el fútbol se respira en el ambiente. Y los jóvenes dedican su vida a este deporte, que no sale nunca de su cuadro de enfoque.

En ese aspecto, el raro soy yo. Lo mío es el baloncesto. Y además mis intereses son muy dispersos como para prestarle tanta atención a una sola cosa.

Sabía a lo que me atenía al venir aquí. Así que con el fin de lograr mi propósito lo antes posible, es decir, relajarme, decidí participar en la excursión familiar. Primero fuimos a un bonito parque de Alcorcón donde jugamos al fútbol hasta agotar nuestras reservas corporales de agua.


Más tarde fuimos al estadio del Real Madrid. Les observé mientras ca…

Malcolm in the Middle

Malcolm in the Middle es una serie increíble que nos transporta en un viaje a través de la infancia de los jóvenes más divertidos que puedan haber existido.

Cuatro hermanos, a cada cual más especial de una familia media estadounidense cuyo único punto en común es una impresionante capacidad de diversión. Los Wilkerson, un dato poco mencionado, son esta familia.

Malcolm, el protagonista e hijo mediano hace las veces de narrador usando la voz en off. Característico por su inteligencia, tono sarcástico y su costumbre de quejarse por todo. Reese es su antítesis. Un joven con mucha inventiva y cualidades excepcionales como abusón. Aunque el pobre tiene menos luces que Nueva York durante el apagón de 2003. Dewey es el pequeño. Y como tal sufre todas las trastadas en fase de prueba de sus hermanos, hasta que desarrolla su gran capacidad intelectual, cosa que no tarda en suceder. Francis es el hermano mayor, el que sentó cátedra. El maestro de todas las disciplinas susceptibles de castigo. Y com…

La aproximación inconsistente

Quiero comentar una practica habitual últimamente en pubs y discotecas. Maniobras de acercamiento muy poco efectivas y casi peligrosas.
Como ya dije una vez en el blog, en mi experiencia una discoteca no es el mejor lugar del mundo para ligar.

Uno está tan tranquilo bailando con sus amigos mientras que un grupo de chicas se va acercando a medida que bailan. De entre ellas, la chica en cuestión se acerca a uno todo lo posible, colocandose justo detrás y empieza a sacudirse golpeandote por todas partes.

En las películas esto funcionaría así:

-¿Estás bien?- pregunta él
-Sí- dice ella sonriendo -qué torpe soy, lo siento
-No te preocupes, nos pasa a todos-
dice él con tono tranquilizador
-Por cierto, me llamo John
Y se crea la magia.

Pero eso chicas, en la vida real no sucede. En el mundo real, ella baila detrás de él tan desbocada que le deja las costillas abombadas a golpes. Por lo que él se molesta, aunque intenta no decir nada por cortesía.
-Después de todo solo quiere pasarlo bien con sus …

Reset

Hoy estoy de mal humor. Negro de rabia, más negro que el escarabajo de la foto. Estaría bien si fuese del tipo de personas que disfrutan cabreadas del día a día. Pero cuando estoy de mala uva no me soporto ni yo.

Mi mal humor es como el dolor de cabeza, psicosomático. Hasta que no descubro de qué se trata, se empeña en acompañarme a todas partes
Es como tener un mensaje en la bandeja de entrada y no poder entrar porque no recuerdas la contraseña. Así que emprendo un viaje de introspección.

Soy de esos que cuando se enfadan no hablan. Los ojos se vuelven mi único medio de comunicación, porque las palabras que saldrían de mi boca de permitirlo, no serían nada agradables. Es un fenómeno extraño, mi enfado, pero por suerte su frecuencia es menor que la del paso de los cometas.

Caminar es terapéutico, como un baño de sales. O eso creo, nunca me he dado uno.
Si busco inspiración camino, también cuando necesito relajarme. Pero cuando estoy realmente estresado o enfadado, salgo a correr. Cor…