Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2014

Lírica influenciada

Esta última semana he estado estudiando a la generación beat. Algo influenciado por su visión y movimiento, esto fue lo que salió tras una sesión de escritura espontánea:

La busco pero no está, se ha marchado lejos
la miro y no la veo, pues no es ella, es su reflejo
 A cada ráfaga de viento la oigo, la siento
Oscuros recuerdos, dichosos los tiempos
dulce tu tacto, aunque amargo fue el beso
 No sé, quizá fue un sueño
de flores silvestres, de pastos y lienzos

sudores ajenos, brotes y enfermos
De una musa y el vanidoso maestro
Rota hasta los cimientos la bella escultura que era su cuerpo
Triste, solo y abandonado, como un perro apaleado
capturo palabras que huyen, que escapan de mi pecho
que cuando hierven y brotan me dejan roto, deshecho
Palabras necias de un sordo, palabras sordas de un muerto.

Extraño, desordenado y duro, a la vez que profundo. Así veo a los Beats. «La generación maldita», los escritores que tanto dieron que hablar en los 50 y que gestaron la generación hippie de los años 60.


Cómo encontrar trabajo

Me dicen que soy un optimista, que soy un suertudo, un soñador, que tengo una flor en el
culo trasero. Todo esto es cierto. Excepto lo de la flor, claro. Eso debe de doler.
Cada uno es como es. Yo soy así y siempre me ha funcionado. Pero debo deciros que el azar -de existir- juega un papel mínimo en mi vida.

Dichosa crisis. De verdad, detesto esa palabra, casi más que postureo. La crisis está ahí, pero nosotros también estamos, y podemos enfrentarnos a ella.
Encontrar empleo no es cosa fácil, seamos francos. Pero hay una serie de cosas que sí podemos hacer para facilitar la tarea. Y digo tarea porque buscar trabajo es un trabajo.

Estamos en España, y aquí son importantes los contactos y el aspecto. Pero para mis lectores de otros países, esto funciona igual en todas partes. Hablo de España y no de otro lugar porque por el momento mi experiencia está aquí .Y hablo de aspecto, no refiriéndome a la idea de belleza o fealdad, sino a la presencia. La imagen.

El tipo de contactos de los qu…

Marketing Viral

Como lo está un viejo desdentado de la sopa, yo estoy cansado de la publicidad. De la mala publicidad. Hace tiempo que le declaré la guerra en un boicot sin fin.

Aparte de por los contenidos de baja calidad y del fatalismo que transmiten con ese incesante bombardeo de noticias negativas, la publicidad repetitiva e interminable fue una razón de peso para terminar dejando de lado la televisión.

Desde entonces internet fue mi fuerte. Una gran fuente de información que podía filtrar a voluntad. Allí me atrincheré como un soldado que espera refuerzos en medio de la batalla. Y durante un tiempo, como los espartanos en las termópilas, presenté batalla. El final claro, era de esperar, pero aguanté dignamente.

La publicidad está bien, pero ya nos estamos pasando de castaño a oscuro. Vender es importante en este sistema, mas se están sobrepasando límites muy serios.

En España además tenemos un segundo problema, y es que los llamados spots, comerciales o anuncios son pésimos, de mal gusto y simp…

El herrero

Estoy convencido de que en otra vida fui herrero.

Un artesano. Un hombre tosco y sencillo que se dedicaba a forjar utiles para los demás. Un hombre que no hablaba apenas, pero que cuando lo hacía era escuchado. Porque en el pueblo era un hombre respetado.

El herrero trabajaba sin descanso, pues tenía una familia que mantener. Trabajaba sin descanso, porque tampoco sabía qué otra cosa hacer. De su padre heredó el martillo, el yunque y la forja. De su madre el carácter, el brío, la fuerza.

Aunque no cocinaba, a golpes moldeó cucharas y sartenes.
Aunque no sembraba, creó herramientas de agricultura.
Aunque no batallaba, para la guerra forjó espadas y armaduras.

Era necesario, en los tiempos del hierro. Entonces los hombres eran duros, no tiernos.
No se hablaba de amor, se alzaban castillos. No iban después a la taberna, enseñaban a sus hijos.

Mejorías y empeoramientos. Avances y retrocesos. Cosas inevitables, en el paso del tiempo.
Eso piensa el herrero. Piensa ahora que descansa, pues su tiemp…

3 bodas de más

Teniendo en cuenta el panorama nacional, este reparto no pudo menos que llamar mi atención.
Rossy de Palma, Berto Romero y Paco León, más conocido como Luisma en la serie 'Aída'.

Sin duda la historia empieza bien, por lo que pensé que sería un buen film. Con una presentación interesante y una protagonista que llama la atención, consiguen proyectar en el espectador cierta ternura y simpatía hacia el personaje principal. Una bióloga marina que persigue el amor, pero que se ve superada por su habilidad para espantar a los hombres.

En realidad la peli no deja de se entretenida, pero tristemente queda solo en eso. Su punto flaco es que no dispone de una linea argumental bien definida. Tras más de una hora de humor decente y algún puntazo, tratan de vendernos un giro sin sentido.
La protagonista pasa en los últimos minutos de patética y patosa a ser firme y con carácter. Y ya que durante la historia no le han dado una evolución adecuada, el cambio resulta forzado y poco creíble.