Ir al contenido principal

Cómo encontrar trabajo

periodico

Me dicen que soy un optimista, que soy un suertudo, un soñador, que tengo una flor en el
culo trasero. Todo esto es cierto. Excepto lo de la flor, claro. Eso debe de doler.
Cada uno es como es. Yo soy así y siempre me ha funcionado. Pero debo deciros que el azar -de existir- juega un papel mínimo en mi vida.

Dichosa crisis. De verdad, detesto esa palabra, casi más que postureo. La crisis está ahí, pero nosotros también estamos, y podemos enfrentarnos a ella.
Encontrar empleo no es cosa fácil, seamos francos. Pero hay una serie de cosas que sí podemos hacer para facilitar la tarea. Y digo tarea porque buscar trabajo es un trabajo.

Estamos en España, y aquí son importantes los contactos y el aspecto. Pero para mis lectores de otros países, esto funciona igual en todas partes. Hablo de España y no de otro lugar porque por el momento mi experiencia está aquí .Y hablo de aspecto, no refiriéndome a la idea de belleza o fealdad, sino a la presencia. La imagen.

El tipo de contactos de los que hablo no son los familiares, que nos proporcionan empleo sin esfuerzo alguno por nuestra parte, sino aquellos que gracias a nuestra profesionalidad y buena actitud nos garantizan una segunda oportunidad en caso de contratos eventuales o nos recomiendan a terceros, avalando nuestra calidad como trabajadores.

profesionalidad

Puesto que es la enésima vez que uso mi sistema actual y que hasta ahora -lejos de fallarme- me ha dado grandes resultados, vamos a suponer que sé un poco del tema.

La imagen

Es cómo nos proyectamos cada uno de nosotros hacia los demás, cómo nos dejamos ver.
Es una actitud, es saber vestir, saber comportarse, es ser educado, respetuoso y a la vez confiado. No, perdón. Eso no es la imagen, es una buena imagen. Es presencia.
Y buena presencia es lo mínimo que debemos tener si esperamos lograr algo.

El currículum

Elaborar un currículum consiste en venderse -que no mentir, ojo- para después trabajar y demostrar. No valen medias tintas. Una vez logrado, solo acabamos de empezar.

Así que lo primero que hacemos es ir a una copistería e imprimir 100 currículums, en los que nos habremos esmerado con la estructura, sin olvidar poner nuestras capacidades transversales. Si no sabemos lo que son, es una de las razones por las que podríamos estar en paro. Son importantes, y deben reflejarse en nuestro CV. Después con una foto tamaño carnet pedimos en la imprenta que nos la repliquen a lo largo y ancho de dos folios, ya sea en papel fotográfico o en papel pegatina. Fotografías en color, nada de blanco y negro, que son dos euros. Todo objetivo requiere esfuerzo y todo proyecto, inversión. Recortamos, pegamos y a trabajar.

La entrega

La entrega de currículums es una labor que hay que mirar con perspectiva. No es práctico obsesionarse con un solo lugar. Estadísticamente para cualquier objetivo que nos marcamos, 10 de cada 100 intentos tienen potencial de éxito y entre ellos 1 está asegurado, siempre que mantengamos la misma estrategia y esta sea buena.

La presencia en internet es importante, pero en realidad, donde se juega el gran partido es en la calle. En internet somos solo un número, en persona jugamos con la imagen. Y es toda una ventaja, porque nos humaniza a ojos del contratador.

Puesto que a veces no tenemos ocasión de interactuar lo suficiente con el que recibe nuestro currículum -ya sea trabajador, encargado o dueño- debemos asegurarnos de lo siguiente:
  •  Ofrecer el mejor aspecto posible al entregarlo y mejorarlo en la entrevista
  • Sonreír y transmitir buena actitud
  • Comprobar que nuestro CV realmente nos venda y nos represente. ¿Por qué? Porque una primera impresión es todo lo que tendremos.
    seleccion trabajo

    Una vez sembrado el terreno, como los agricultores nos sentamos y esperamos pacientes a que llegue la cosecha. Entre tanto, a disfrutar de un libro y una buena taza de té. Porque como suelo decir «lo malo de tener trabajo es que hay que trabajar».


    ¡Suerte! Spread the word. Compártelo.

    Comentarios

    1. Muy bueno. Creo que ya estamos adentrándonos en un nuevo mundo que todavía falta de ponerle un nombre. Seguimos viviendo según las normas de hace ya más de dos mil años y creo que ya está todo agotado, mi querido amigo. Por otra parte somos unos siete mil millones de seres humanos en el planeta y me pregunto: ¿Hay para todo el mundo? Los políticos no lo dicen pero ellos saben que "no". Buscar trabajo se ha convertido en algo parecido a pedir limosna, ¿no te parece? Entrevistas que dan miedo por la manera que tienen de tratarnos. Currículos cada vez más hinchados para nada. Cursillos inútiles que solo sirven para tenerte entretenido durante un tiempo y que además dan mucho dinero a los profesores que no lo son. Alquileres de escándalo. La sanidad pública amenaza con desaparecer en aras de las privadas. La educación es una mierda que lleva caducada muchos lustros. Buscas y buscas trabajo y encima das gracias a un dios insensible por haber encontrado un trabajo de mierda, mal remunerado que solo te sirve para pagar a unos tipos que no trabajan y viven mejor que tú y que yo. Y paro ya, porque esto no se acaba nunca.

      Un fuerte abrazo, amigo.

      ResponderEliminar
    2. En efecto, necesitamos una renovación sistemática. Globalmente no sabría decir si tenemos recursos para abastecernos a todos. Pienso que sí, pero ello exigiría que dejase de existir esa élite económica, y me temo que no es algo que vaya a suceder. Sin embargo siempre trato de ver el lado positivo de las cosas. Y es que individualmente sí podemos lograr cosas.

      Socialmente estamos en una época de transición de la que espero salgamos pronto. La gente todavía tiene que despertar y moverse. Pero la respuesta está en la educación y hasta que no sepamos verlo y pelear por ello no habrán cambios.

      Un gran abrazo, Francisco!

      ResponderEliminar

    Publicar un comentario

    Entradas populares de este blog

    Cómo evitar un accidente de coche

    Admito ser uno de esos hombres que con 27 años aún no sabía conducir. Vivía en un mundo diferente, sin prisas y a mi ritmo. Y hasta los 28 no me he sacado el permiso. Durante 10 años he sido ese amigo al que todos llevan en un momento u otro; aunque más que nada he sido un caminante. Como pasajero mi destino no dependía de mí, sino de otros. Yo sugería, pero no decidía. Y cuando podía hacerlo, era usando mis piernas como vehículo. En mis tiempo de jugador de baloncesto caminaba a diario con mi pelota, botando de arriba a abajo en todo rincón posible. También me sobrevuela algún recuerdo de mi época de árbitro de fútbol, caminando de un pueblo a otro cada fin de semana, cansado tras dos o tres partidos. Todo para evitar esperar dos horas al autobús. Tanto era caminar parte de mí, que una vez incluso volví caminando de Francia a España cruzando los Pirineos. Conducir lo cambia todo. Las comodidades, la velocidad, el tiempo ganado; pero también la sensación de certidumbre. Seamos o

    Cosa de bebés

    Una cosa que admiro de la cultura india «india americana, no hindú» es su respeto por el futuro. Eran un pueblo nómada con un respeto ancestral por el futuro. Su modo de vida era pura economía. Recordad que la economía es una ciencia que estudia cómo administrar recursos limitados para satisfacer necesidades ilimitadas. Ellos usaban la tierra por un tiempo, y después, por abundante en alimentos y agua que ésta fuera, se desplazaban a otro lugar. Dejaban descansar la tierra para que generaciones futuras disfrutasen de ellas; hoy ese espíritu parece haberse olvidado. La generación perdida nos llaman. Crecimos en un tiempo de inestabilidad, aprendimos de gente que no sabía enseñar, pero aquí estamos los que quedamos. Algunos tuvimos mejores ejemplos que otros, unos tuvieron más suerte que otros, y ahora todos nos necesitamos. ¿Nuestro propósito? Salvar el obstáculo que nos plantaron nuestros mayores, y hacerlo no por nosotros, sino para beneficio de las futuras generaciones. Somos

    War Machine, de Brad Pitt

    War machine, máquina de guerra. No esperaba ver a Brad Pitt protagonizando comedia nuevamente, pero aquí lo tenemos. Interpretando soberbia y sorprendentemente a un general estadounidense. No os confundáis, esta no es una película seria, o sí, porque trata un tema muy serio, pero no de al estilo hollywoodiense habitual. Me gusta pensar que a través de este tipo concreto de humor, un humor paródico casi elegante, denuncian la política internacional americana. Una potencia que ascendió en la economía mundial activando el capital humano que tenía de sobra tras la gran depresión y usándolo para armar, nunca mejor dicho, un negocio poco moral, pero muy capaz de llenar sus arcas. El de la guerra. Lo curioso de la película es precisamente Brad Pitt. Su interpretación es una nueva muesca en un cinturón de interpretación, marcado en mi opinión por su capacidad de reinvención. Desde "El club de la lucha", "Troya" y "Siete años en el Tíbet" a "Babel&quo