Ir al contenido principal

El herrero


herrero

Estoy convencido de que en otra vida fui herrero.

Un artesano. Un hombre tosco y sencillo que se dedicaba a forjar utiles para los demás. Un hombre que no hablaba apenas, pero que cuando lo hacía era escuchado. Porque en el pueblo era un hombre respetado.

El herrero trabajaba sin descanso, pues tenía una familia que mantener. Trabajaba sin descanso, porque tampoco sabía qué otra cosa hacer. De su padre heredó el martillo, el yunque y la forja. De su madre el carácter, el brío, la fuerza.

Aunque no cocinaba, a golpes moldeó cucharas y sartenes.
Aunque no sembraba, creó herramientas de agricultura.
Aunque no batallaba, para la guerra forjó espadas y armaduras.

Era necesario, en los tiempos del hierro. Entonces los hombres eran duros, no tiernos.
No se hablaba de amor, se alzaban castillos. No iban después a la taberna, enseñaban a sus hijos.

Mejorías y empeoramientos. Avances y retrocesos. Cosas inevitables, en el paso del tiempo.
Eso piensa el herrero. Piensa ahora que descansa, pues su tiempo ya pasó.

Y vosotros, ¿qué fuisteis en otra vida?


Comentarios

  1. Es una preciosa declaración de principios, hoy, desgraciadamente olvidados. Yo fui pastor. Lo supe cuando de niño vi la serie de Heidi y me fascinó la simplicidad de Pedro el cabrero. Feliz y libre. Nada de títulos universitarios y trabajos estúpidos para poder comprar el último smartphone. Sí, las montañas, el perro fiel y ver pasar las nubes.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Sí, los tiempos cambian. Muchas gracias Francisco. Es bonito oficio, el de pastor. Tranquilo y libre.
    Como tú, de niño también disfruté de la libertad de los Alpes con Heidi y Pedro, Clara y el abuelo. Bendita y sencilla infancia.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Hola, yo creo que tambien fuy herrero otra vez, como ahora, ya que cuando trabajo en mi oficio, siento muy dentro lo que hago y a veces, es como si ya lo supiera hacer o lo hubiera desarrollado antes.

    Me ha gustado mucho tu artículo y con tu permiso, me gustaria compartirlo en mi Web, www.talleres-royo.com a la que te invito a visitar y Felicitarte las Fiestas y el año nuevo.

    Un Saludo
    J. Fermín Royo
    www.talleres-royo.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fermín, me alegra que te haya gustado. Le he echado un vistazo a tu web, tiene muy buen aspecto; y por lo que he podido ver, eres todo un profesional en el oficio.

      Por supuesto, tienes mi permiso. Felices fiestas para ti también.


      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo evitar un accidente de coche

Admito ser uno de esos hombres que con 27 años aún no sabía conducir. Vivía en un mundo diferente, sin prisas y a mi ritmo. Y hasta los 28 no me he sacado el permiso. Durante 10 años he sido ese amigo al que todos llevan en un momento u otro; aunque más que nada he sido un caminante. Como pasajero mi destino no dependía de mí, sino de otros. Yo sugería, pero no decidía. Y cuando podía hacerlo, era usando mis piernas como vehículo. En mis tiempo de jugador de baloncesto caminaba a diario con mi pelota, botando de arriba a abajo en todo rincón posible. También me sobrevuela algún recuerdo de mi época de árbitro de fútbol, caminando de un pueblo a otro cada fin de semana, cansado tras dos o tres partidos. Todo para evitar esperar dos horas al autobús. Tanto era caminar parte de mí, que una vez incluso volví caminando de Francia a España cruzando los Pirineos. Conducir lo cambia todo. Las comodidades, la velocidad, el tiempo ganado; pero también la sensación de certidumbre. Seamos o

Cosa de bebés

Una cosa que admiro de la cultura india «india americana, no hindú» es su respeto por el futuro. Eran un pueblo nómada con un respeto ancestral por el futuro. Su modo de vida era pura economía. Recordad que la economía es una ciencia que estudia cómo administrar recursos limitados para satisfacer necesidades ilimitadas. Ellos usaban la tierra por un tiempo, y después, por abundante en alimentos y agua que ésta fuera, se desplazaban a otro lugar. Dejaban descansar la tierra para que generaciones futuras disfrutasen de ellas; hoy ese espíritu parece haberse olvidado. La generación perdida nos llaman. Crecimos en un tiempo de inestabilidad, aprendimos de gente que no sabía enseñar, pero aquí estamos los que quedamos. Algunos tuvimos mejores ejemplos que otros, unos tuvieron más suerte que otros, y ahora todos nos necesitamos. ¿Nuestro propósito? Salvar el obstáculo que nos plantaron nuestros mayores, y hacerlo no por nosotros, sino para beneficio de las futuras generaciones. Somos

War Machine, de Brad Pitt

War machine, máquina de guerra. No esperaba ver a Brad Pitt protagonizando comedia nuevamente, pero aquí lo tenemos. Interpretando soberbia y sorprendentemente a un general estadounidense. No os confundáis, esta no es una película seria, o sí, porque trata un tema muy serio, pero no de al estilo hollywoodiense habitual. Me gusta pensar que a través de este tipo concreto de humor, un humor paródico casi elegante, denuncian la política internacional americana. Una potencia que ascendió en la economía mundial activando el capital humano que tenía de sobra tras la gran depresión y usándolo para armar, nunca mejor dicho, un negocio poco moral, pero muy capaz de llenar sus arcas. El de la guerra. Lo curioso de la película es precisamente Brad Pitt. Su interpretación es una nueva muesca en un cinturón de interpretación, marcado en mi opinión por su capacidad de reinvención. Desde "El club de la lucha", "Troya" y "Siete años en el Tíbet" a "Babel&quo