Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2014

Boxeo

Al contrario de lo que suele creerse, el boxeo es un deporte de pensar. Aunque parezca un enfrentamiento de cuerpos, el verdadero combate transcurre en la mente de los contendientes.

El boxeo es un arte. La habilidad requerida para sincronizar cuerpo y mente de modo que respondan según la estrategia que -acorde con su oponente- uno va moldeando durante el enfrentamiento. El mérito que tiene analizar con mente fría la situación a cada segundo, mientras se dirige a ti un aluvión de golpes; el aguante que suponen sus exhaustivos y extenuantes entrenamientos. Una dura preparación cuyo único propósito es el de enseñar a mantener en pie cuerpo y mente durante los 3 minutos que dura cada asalto de un combate. Y la prueba que supone aguantar el resto de ellos si no bates a tu rival.

Solía pensar que el boxeo era un deporte de brutos y descerebrados, pero echando la vista atrás, todavía hoy recuerdo cómo me pasé la infancia peleando por la más mínima falta de respeto. Los tiempos en que un s…

Cómo insinuarse sin mostrar una teta

Acabo de despertarme de la siesta, lo que hace de este el momento idóneo para tratar el tema en cuestión. Recién despierto soy como un viejo cascarrabias. Reniego en silencio, pero si hablo lo hago sin tapujos.

Inspirado por el artículo que he leído hoy en Elegance hunter sobre los escotes masculinos, me he decidido a comentar una de tantas tendencias que me repelen por completo:

Me ha ocurrido ya demasiadas veces ver a niñas de 15 años o por el estilo mostrando más carne de la necesaria. Creedme cuando os digo que tiene en mí el mismo efecto que ver a una vieja en bikini –ya sé que las viejas también tienen derechos– .

Comprendo que como niñas en plena fase de emulsión hormonal no sepáis qué hacer con vuestras vidas y seáis tan fáciles de manejar como una oveja descerebrada, pero para todo hay un límite. ¿Para qué reducir tu imagen personal a un trozo de carne? Que no somos perros en celo.


Una de las cosas que más aprecio en una mujer es la elegancia. Forma parte intrínseca del proc…

Just Dance

Si tuviera que decribirla en una palabra sería liberadora. La danza es electrizante y enérgica; es elegante y armónica.
Al bailar captamos la energía de nuestro entorno, la absorbemos como una planta en fotosíntesis y la canalizamos por todo nuestro cuerpo para liberarla de nuevo más pura y vital.

–Tus músculos comienzan a vibrar, te dejas llevar y empiezan a moverse por sí solos al son de la música. La melodía desplaza la energía rítmicamente a lo largo de todo tu cuerpo; se extiende sin parar y ya no dejas de bailar.

Bailando contribuimos a la purificación emocional del mundo. Y todos sabemos cuánto la necesita. Gracias al baile reconectamos con nuestra esencia; nuestro yo más natural, nuestra naturaleza más animal.

Para cada uno de nosotros existe un tipo de baile. Del azonto al tango; el flamenco, el electro y la salsa, del jerk al charleston, del ballet al mambo. Podría pasarme horas, pues la lista es interminable. Baste decir que al ritmo que te muevas, hay un estilo para ti. U…

La Reina de Saba

Son muchos o muy pocos, según el lugar donde nos encontremos, los que han oído hablar de la reina de Saba. La reina africana más bella, inteligente y dipomática jamás habida, en competencia directa con Cleopatra Filopator Nea Thea, más conocida como Cleopatra VII; la última faraona de Egipto.

El misterio tiene un gran componente de atracción, y es mucho el misterio que rodea a esta exhuberante monarca. Su reino era tan rico que tras oír hablar de un sabio rey, recorrió distancias impensables en aquella época con caravanas llenas de oro, especias y piedras preciosas como presentes para el gran rey Salomón.

La suya es una de las mejores historias de amor jamás contadas: Dicen los historiadores que tras visitarlo quedó tan impresionada por sus conocimientos que se enamoró de él locamente; y él sorprendido por su belleza e inteligencia quedó también atrapado en su encanto. Salomón le ofreció cualquier cosa que ella deseara y ella le pidió que no la tocase. Él a cambio le pidió que no se l…