Ir al contenido principal

Cómo insinuarse sin mostrar una teta


insinuacion

Acabo de despertarme de la siesta, lo que hace de este el momento idóneo para tratar el tema en cuestión. Recién despierto soy como un viejo cascarrabias. Reniego en silencio, pero si hablo lo hago sin tapujos.

Inspirado por el artículo que he leído hoy en Elegance hunter sobre los escotes masculinos, me he decidido a comentar una de tantas tendencias que me repelen por completo:

Me ha ocurrido ya demasiadas veces ver a niñas de 15 años o por el estilo mostrando más carne de la necesaria. Creedme cuando os digo que tiene en mí el mismo efecto que ver a una vieja en bikini –ya sé que las viejas también tienen derechos– .

Comprendo que como niñas en plena fase de emulsión hormonal no sepáis qué hacer con vuestras vidas y seáis tan fáciles de manejar como una oveja descerebrada, pero para todo hay un límite. ¿Para qué reducir tu imagen personal a un trozo de carne? Que no somos perros en celo.

shorts recortados
Mi necesidad de ir por la calle y veros los cachetes es 0

Una de las cosas que más aprecio en una mujer es la elegancia. Forma parte intrínseca del proceso de cortejo. El atractivo de una mujer que sabe lo que viste y cómo llevarlo. Una mujer que sabe bien que insinuar siempre es mejor que mostrar, que insinuando atraes hombres y mostrando solo vienen a ti animales y babosos. Una mujer que comprende el valor de la sutileza, el humor y la confianza en sí misma, a la hora de seducir.

sutileza

¿Pero cómo hablarle de ser mujer a una niña? Volvemos de nuevo a los padres:
Que me aspen si permito que una hija mía, para colmo menor de edad, vaya por ahí mostrando más carne de lo permisible. Obviamente no estamos en los años 30, no hablo de mostrar los tobillos o el ombligo, esos tiempos quedaron atrás. Sin embargo no imagino motivo alguno para verle a una mujer sus partes íntimas fuera de contexto.
Los shorts de tiro alto son bonitos. Recortarlos es innecesario y está fuera de lugar, punto.

chica con shorts recortados

Por otro lado creo seriamente que pese a vivir en los tiempos de la información, tenemos más que nunca serios problemas de comunicación interpersonal. La transmisión oral de conocimientos de una generación a otra ha muerto. Todo se ha vuelto tan hipertextual que olvidamos de qué forma deben interactuar las personas.

Los hombres somos como una caja de galletas: Cuadrados. Somos simples, en el buen sentido. Cuando una chica me dice que los hombres somos complicados no puedo evitar reír. Ya os digo que si fuésemos una caja fuerte, estaríamos siempre mal cerrados:

Nuestra contraseña en seducción
  • 1+1 son 2
  • 2+2 son 4
  • Si nunca te toca: No le gustas
  • Si no te llama: No le gustas
  • Si no te busca «y esto es esencial»: No le gustas
  • Si cancela una cita sin ofrecer alternativas: No le gustas
  • Si nunca te mira a los ojos: Es introvertido o miente como un bellaco
  • Si ya nunca te habla por whatsap: No le gustas
  • Si notas que la cosa se ha enfriado: Lo de siempre
  • Si te dice que ha estado muy ocupado:
bitch, please

No busquéis justificaciones. Nunca estamos demasiado ocupados para una mujer que nos importa.


Comentarios

  1. Hola Uss. Bueno, no es que esté completamente en desacuerdo con tu opinión, pero sí me gustaría matizar alguna cosa. Reconozco que a mí personalmente no me gusta tampoco esa moda de los pantalones "ultracortos" y que hay mucho de criticable en ellos, pero hay algo que sí me molesta: esa opinión generalizada de que las mujeres nos vestimos así o asá para "ir provocando". Bufff... Y no lo digo solo por ti, sino porque parece que es algo que piensa la mayoría (tanto hombres como mujeres, que es lo peor), porque al final caemos siempre en lo mismo. Que si las tías somos unas guarras, que si zorreamos cuanto podemos, que si si nos vestimos así es para que nos miren, y lo cierto es que cuando estás al otro lado, pues terminas cansándote un poco cuando ves que siempre, como mujer, te juzgan automáticamente.
    Entonces, una chica que va mostrando las nalgas es porque quiere provocar, pero eh, hace unos años a los chavales les dio por llevar los pantalones por debajo del culo, y nadie los miraba mal porque pensase que lo que querían era llamar la atención de las tías, provocarlas...
    El problema está en que desgraciadamente la sociedad gira en torno a la sexualidad, a la cosificación muchas veces, y ahí el sexo femenino es donde se ve perjudicado en primer lugar.
    Y te digo todo esto de buen rollo, además me parece que eres un chico bastante maduro y razonable (algo que no abunda mucho), pero bueno, quiero que entiendas también mi punto de vista como mujer.
    Yo me visto de una forma u otra, unas veces más sexy, otras no tanto, pero si me da por llevar una minifalda o un pantalón un poco más corto de la cuenta es porque quiero, y el que me mire o deje de mirar me es indiferente.
    Un saludo Uss

    ResponderEliminar
  2. Noo, Sofía. No estoy diciendo eso! Soy totalmente igualitario con ambos sexos . De hecho, hace 4 años escribí un artículo criticando lo de los pantalones por debajo del culo:
    http://www.usneando.com/2010/05/no-al-kriss-kross.html

    De todos modos comprendo tu perspectiva y soy consciente de que no hay que generalizar, pero esta moda ''ultracorta'' me enferma, no lo puedo evitar.

    Un saludo Sofi

    ResponderEliminar
  3. Sin embargo yo espero con impaciencia que la moda de los sideboobs llegue cuanto antes. Para gustos colores oiga.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Us, comparto la opinión de Sofía. Nunca me han gustado los escotes, utilizo bañador porque ya tengo una edad y porque a mí me gusta más, pero sí he llevado minifalda y pantalones cortos, no enseñando el culo, pero cortitos, porque siempre he tenido buenas piernas y me gustaba cómo me sentaban, no para que me miraran.

    Es más, a la mayoría de las mujeres nos incomoda que nos miren con lujuria y también que nos juzguen por como vamos vestidas, eso nunca se hace con los chicos.

    Y en cuanto a lo que lleven los demás, pues me da igual, aunque sí que en verano me cruzo con muchas horteradas estéticas que me sorprenden y me hacen reír más que enfadarme.

    ¿Qué me dices de las bermudas playeras de los chicos, o los pantalones pirata, sólo a los muy altos y delgados les quedan bien...

    ...o los que van por ciudad vestidos como si fueran hacer deporte o vinieran de la playa con eso pantalones sueltos y brillantes y esa camisetas con más letreros que el Quijote?

    ¿O esos chicos que no tienen culo se aprietan el cinturón y van con los pantalones caídos enseñando el calzoncillo?

    Ya no hablemos de la camisetas de tirantes o cortas con barriga cervecera. Estoy de acuerdo en que no todo el mundo se puede poner cualquier cosa, para eso tienes que tener un cuerpazo, pero dicho esto, que cada uno y cada una se ponga lo que le apetezca o le haga feliz.

    Y tú Us, encontraras la chica de tus sueños entre las que insinúan más que muestran, porque es lo que te atrae. Y esa infantilidad de la que hablas en las chicas también se da en los chicos.

    Conozco a mujeres treintañeras desesperadas con sus maridos adictos a la Play, a las tecnologías, al fútbol u otras tonterías adolescentes.

    Un beso, Us



    Cuando voy a hacer fotos por ahí en verano te aseguro que 8 de cada diez personas que veo vestidas "antilujuria" y con el gusto por la estética agostado son chicos.

    ResponderEliminar
  5. Las horteradas son horteradas siempre, eso lo sé, Tesa. Que no critique todos esos insultos a la estética no quiere decir no sea consciente de ellos. Es solo que en esta ocasión me ha salido escribir sobre esto. Que ya digo que no es en ningún aspecto, discriminativo ni sexista; es solo mi opinión.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Respeto tu opinión hay cosas que comparto y otras que no. Has generalizado demasiado. Creo que hay miles de razones por las que se viste de una forma u otra. Y no creo que una chica de 15 años lleve ese atuendo por la única razón de provocar, no lo creo en absoluto ( es verdad que es una generación muy espabilada). Es una moda como otra cualquiera que abunda entre la adolescencia. Y para gustos los colores. Por otro lado, es verdad que los tiempos han cambiado mucho, ya no es lo que era antes,han cambiado mucho las formas de relacionarnos. Me ha hecho gracia tus contraseñas en la seducción..jajaja . Si que es cierto que en general sois más simples y menos delicados a la hora de conocer a una persona y nosotras más complicadas ya que nos caracterizamos por nuestras sutilezas en muchos aspectos, sabemos cuando emplear nuestras armas de seducción sutilmente sin que la otra persona se percate de ello. Lidi

    ResponderEliminar
  7. Lo siento Lid, pero estoy completamente desacuerdo. En ningún momento he dicho que lo hagan para provocar, tú lo has sobreentendido. Y si lo hicieran para provocar no depende de ellas el efecto que cause. De todos modos sus motivos no me interesan, me he limitado a expresar que es algo que me desagrada, nada más. Y si he dicho lo de la insinuación era para enlazarlo con la segunda parte del artículo.
    En cuanto a nuestra manera de ser, he dicho solo más simples y directos, en eso puedes generalizar; la delicadeza de cada uno es otra cosa. Y si las armas de seducción se emplean en secreto, deja de ser seduccion, al menos tal y como yo la entiendo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo evitar un accidente de coche

Admito ser uno de esos hombres que con 27 años aún no sabía conducir. Vivía en un mundo diferente, sin prisas y a mi ritmo. Y hasta los 28 no me he sacado el permiso. Durante 10 años he sido ese amigo al que todos llevan en un momento u otro; aunque más que nada he sido un caminante. Como pasajero mi destino no dependía de mí, sino de otros. Yo sugería, pero no decidía. Y cuando podía hacerlo, era usando mis piernas como vehículo. En mis tiempo de jugador de baloncesto caminaba a diario con mi pelota, botando de arriba a abajo en todo rincón posible. También me sobrevuela algún recuerdo de mi época de árbitro de fútbol, caminando de un pueblo a otro cada fin de semana, cansado tras dos o tres partidos. Todo para evitar esperar dos horas al autobús. Tanto era caminar parte de mí, que una vez incluso volví caminando de Francia a España cruzando los Pirineos. Conducir lo cambia todo. Las comodidades, la velocidad, el tiempo ganado; pero también la sensación de certidumbre. Seamos o

Cosa de bebés

Una cosa que admiro de la cultura india «india americana, no hindú» es su respeto por el futuro. Eran un pueblo nómada con un respeto ancestral por el futuro. Su modo de vida era pura economía. Recordad que la economía es una ciencia que estudia cómo administrar recursos limitados para satisfacer necesidades ilimitadas. Ellos usaban la tierra por un tiempo, y después, por abundante en alimentos y agua que ésta fuera, se desplazaban a otro lugar. Dejaban descansar la tierra para que generaciones futuras disfrutasen de ellas; hoy ese espíritu parece haberse olvidado. La generación perdida nos llaman. Crecimos en un tiempo de inestabilidad, aprendimos de gente que no sabía enseñar, pero aquí estamos los que quedamos. Algunos tuvimos mejores ejemplos que otros, unos tuvieron más suerte que otros, y ahora todos nos necesitamos. ¿Nuestro propósito? Salvar el obstáculo que nos plantaron nuestros mayores, y hacerlo no por nosotros, sino para beneficio de las futuras generaciones. Somos

War Machine, de Brad Pitt

War machine, máquina de guerra. No esperaba ver a Brad Pitt protagonizando comedia nuevamente, pero aquí lo tenemos. Interpretando soberbia y sorprendentemente a un general estadounidense. No os confundáis, esta no es una película seria, o sí, porque trata un tema muy serio, pero no de al estilo hollywoodiense habitual. Me gusta pensar que a través de este tipo concreto de humor, un humor paródico casi elegante, denuncian la política internacional americana. Una potencia que ascendió en la economía mundial activando el capital humano que tenía de sobra tras la gran depresión y usándolo para armar, nunca mejor dicho, un negocio poco moral, pero muy capaz de llenar sus arcas. El de la guerra. Lo curioso de la película es precisamente Brad Pitt. Su interpretación es una nueva muesca en un cinturón de interpretación, marcado en mi opinión por su capacidad de reinvención. Desde "El club de la lucha", "Troya" y "Siete años en el Tíbet" a "Babel&quo