Ir al contenido principal

Just Dance

dancer

Si tuviera que decribirla en una palabra sería liberadora. La danza es electrizante y enérgica; es elegante y armónica.
Al bailar captamos la energía de nuestro entorno, la absorbemos como una planta en fotosíntesis y la canalizamos por todo nuestro cuerpo para liberarla de nuevo más pura y vital.

–Tus músculos comienzan a vibrar, te dejas llevar y empiezan a moverse por sí solos al son de la música. La melodía desplaza la energía rítmicamente a lo largo de todo tu cuerpo; se extiende sin parar y ya no dejas de bailar.

Bailando contribuimos a la purificación emocional del mundo. Y todos sabemos cuánto la necesita. Gracias al baile reconectamos con nuestra esencia; nuestro yo más natural, nuestra naturaleza más animal.

Para cada uno de nosotros existe un tipo de baile. Del azonto al tango; el flamenco, el electro y la salsa, del jerk al charleston, del ballet al mambo. Podría pasarme horas, pues la lista es interminable. Baste decir que al ritmo que te muevas, hay un estilo para ti. Un baile adaptado a la frecuencia que tu cuerpo sintoniza cada día.


La danza es una forma de expresión que no distingue culturas ni religiones, colores ni razas. La danza es un sentimiento, es pasión.
Un arte milenario que aprendimos literalmente de corazón, ya que guiados por sus latidos aprendimos a movernos a un determinado son, siguiendo el ritmo que nos marcaban sus pulsiones.

Los tipos de baile son tantos que cada uno puede escoger el que mejor se adecúe a sus capacidades y talentos, a su estilo y personalidad.

Mis preferidos son el popping y el krump, con un pequeño toque de los modernos jerk y dougie. Y siempre me quedará aprender bailes latinos y de salón. Porque una vez se empieza, todo va rodado.

les twins

Comentarios

  1. No soy una experta ni una profesional, pero la verdad es que me encaaanta bailar. Es, como dices tú, una actividad totalmente liberadora... ¿y qué mejor que sentirse libre?
    Espero que estés pasando un buen verano Uss
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Nada mejor que sentirse libre, Sofía. Feliz verano a ti también! Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta bailar, y ver bailar, aunque no conozco esos ritmos que te gustan, Us, lo miraré por ahí a ver si me entero.

    Era de las que entraba a las discos bailando desde la puerta y no paraba de bailar hasta que me iba.

    Ahora no practico, o muy pocas veces que me da la locura y me pongo a bailar en casa, pero cuando vivía en Barcelona iba dos veces por semana a bailar con un profesor de danza contemporánea y un grupo de gente variada. Lo pasábamos de cine, y volvía a casa renovada.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  4. Oleeee esos Les Twins!!! Un gran ejemplo de pura energía y musicalidad para mi. Ya lo sabrás de sobra.. Estoy de acuerdo contigo con todo lo que mencionas. Es un arte. Disfruto bailando y ver como bailan los demás. Ya que cada uno tiene su forma peculiar y personal de bailar que nos hacen una vez más mostrar nuestro carácter, personalidad, carisma, etc. Además de los muchísimos beneficios .... Y a qué viene esta publicación ?? Te estás planteando en aprender algún estilo de baile ??? Lidiaps

    ResponderEliminar
  5. Sé que eres su fan number 1, Lid =)

    No venía a nada, simplemente surgió. Quizá más adelante con más tiempo libre me lo plantee en serio. Es algo que siempre me ha rondado la mente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo evitar un accidente de coche

Admito ser uno de esos hombres que con 27 años aún no sabía conducir. Vivía en un mundo diferente, sin prisas y a mi ritmo. Y hasta los 28 no me he sacado el permiso. Durante 10 años he sido ese amigo al que todos llevan en un momento u otro; aunque más que nada he sido un caminante. Como pasajero mi destino no dependía de mí, sino de otros. Yo sugería, pero no decidía. Y cuando podía hacerlo, era usando mis piernas como vehículo. En mis tiempo de jugador de baloncesto caminaba a diario con mi pelota, botando de arriba a abajo en todo rincón posible. También me sobrevuela algún recuerdo de mi época de árbitro de fútbol, caminando de un pueblo a otro cada fin de semana, cansado tras dos o tres partidos. Todo para evitar esperar dos horas al autobús. Tanto era caminar parte de mí, que una vez incluso volví caminando de Francia a España cruzando los Pirineos. Conducir lo cambia todo. Las comodidades, la velocidad, el tiempo ganado; pero también la sensación de certidumbre. Seamos o

Cosa de bebés

Una cosa que admiro de la cultura india «india americana, no hindú» es su respeto por el futuro. Eran un pueblo nómada con un respeto ancestral por el futuro. Su modo de vida era pura economía. Recordad que la economía es una ciencia que estudia cómo administrar recursos limitados para satisfacer necesidades ilimitadas. Ellos usaban la tierra por un tiempo, y después, por abundante en alimentos y agua que ésta fuera, se desplazaban a otro lugar. Dejaban descansar la tierra para que generaciones futuras disfrutasen de ellas; hoy ese espíritu parece haberse olvidado. La generación perdida nos llaman. Crecimos en un tiempo de inestabilidad, aprendimos de gente que no sabía enseñar, pero aquí estamos los que quedamos. Algunos tuvimos mejores ejemplos que otros, unos tuvieron más suerte que otros, y ahora todos nos necesitamos. ¿Nuestro propósito? Salvar el obstáculo que nos plantaron nuestros mayores, y hacerlo no por nosotros, sino para beneficio de las futuras generaciones. Somos

War Machine, de Brad Pitt

War machine, máquina de guerra. No esperaba ver a Brad Pitt protagonizando comedia nuevamente, pero aquí lo tenemos. Interpretando soberbia y sorprendentemente a un general estadounidense. No os confundáis, esta no es una película seria, o sí, porque trata un tema muy serio, pero no de al estilo hollywoodiense habitual. Me gusta pensar que a través de este tipo concreto de humor, un humor paródico casi elegante, denuncian la política internacional americana. Una potencia que ascendió en la economía mundial activando el capital humano que tenía de sobra tras la gran depresión y usándolo para armar, nunca mejor dicho, un negocio poco moral, pero muy capaz de llenar sus arcas. El de la guerra. Lo curioso de la película es precisamente Brad Pitt. Su interpretación es una nueva muesca en un cinturón de interpretación, marcado en mi opinión por su capacidad de reinvención. Desde "El club de la lucha", "Troya" y "Siete años en el Tíbet" a "Babel&quo