Ir al contenido principal

Media maratón 2014

maraton


Son buenos tiempos, y como es usual en mí, tengo un nuevo objetivo. Un gran objetivo. A lo que mi amigo Karim dirá algo como: «Ya, ya... ¿de todo menos escribir, no?»
Tranquilo Karim, que escribiré. Las palabras llegan cuando vienen, y vienen cuando quieren. Aún no soy tan bueno escribiendo como para forzarlas a salir, ni tan constante como para producir a destajo, pero estoy en ello. Algún día terminaré mi libro.

De unas semanas a ahora vengo sientiéndome muy bien. Sensaciones habituales para mí en esta época del año como la pereza y la desgana me resultan ajenas y lejanas. Me siento muy activo, deportivo y fluido, intocable y casi pletórico; serán las hormonas.
Ya he asumido que este año no habrá migración por mi parte. Habiendo pasado de nómada a sedentario, no hay nada que necesite más que un buen reto. ¿Y qué mejor que participar por primera vez en una gran carrera?

No soy nuevo en este mundo, ya hice mis pinitos en el atletismo juvenil con grandes resultados, pero en aquel entonces mis especialidades eran la velocidad y el salto de altura. Mi rendimiento en resistencia era poco menos que patético; corría como si no hubiera mañana y en dos minutos me ahogaba, pero los tiempos cambian.
Tras años de experiencia, el arbitraje aumentó considerablemente mi aguante. Ahora años después, pondré mi resistencia a prueba.

La idea es seguir la estela de mi jefa, una habitual en los podios de competición. No digo que vaya a ganar, sería presuntuoso para un principiante, pero aprobaré con nota.

El plan es sencillo: comer bien, trabajar, correr  y dormir. Como digo es fácil, fácil de decir, porque del dicho al hecho... Es un largo trecho, sobre todo para alguien inconstante como yo. Acostumbrado a que las cosas me resulten sencillas en general he ido tirando más de talento que de esfuerzo, ese es mi verdadero desafío. Dicho esto, me esperan 3 meses y 520km de duro entrenamiento para demostrar de qué pasta estoy hecho.

running

Comentarios

  1. Hola, Uss, por si no lo has leído te recomiendo un libro De Murakami, "De que hablo cuando hablo de correr" El escritor es un maratoniano consumado.

    Creo que tenéis muchas cosas en común. Y la disciplina del maratón te puede ayudar a la hora de planificar tu reto como escritor.

    Sólo te digo que mientras leía el libro, me entraron unas ganas locas de correr, pero tengo las rodillas hechas puré, aunque sigo caminando mucho y subo las escaleras de mi piso que es un quinto sin ahogarme todavía.

    Lo bueno que tiene lo que te propones es que vas viendo resultados cada día, y el ir superando retos es muy adictivo. Además de las endorfinas que genera el ejercicio que mantienen tu ánimo y buen humor.

    Ya nos contarás. Un beso,

    ResponderEliminar
  2. Vaya Tesa, es todo un halago compararme con Murakami, un gran escritor. Pues no lo había leído, pero me has dejado con toda la intriga. Lo leeré a lo largo de este mes.

    Ahora por desgracia dispongo de muy poco tiempo libre. Tan poco que de noche nada más llegar a casa me quedo dormido tras lavar y plancharme las camisas; y con el cansancio no hay quien madrugue, así que tengo que salir a correr a mediodía entre turno y turno. Pero todo sacrificio tiene su recompensa.

    Tal y como dices creo que la planificación que conlleva este entrenamiento me ayudará mucho como escritor.
    Vaya! Pues tiene su mérito subir 5 plantas sin ahogarse. Bien hecho.

    Os mantendré al tanto. Saludos!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo evitar un accidente de coche

Admito ser uno de esos hombres que con 27 años aún no sabía conducir. Vivía en un mundo diferente, sin prisas y a mi ritmo. Y hasta los 28 no me he sacado el permiso. Durante 10 años he sido ese amigo al que todos llevan en un momento u otro; aunque más que nada he sido un caminante. Como pasajero mi destino no dependía de mí, sino de otros. Yo sugería, pero no decidía. Y cuando podía hacerlo, era usando mis piernas como vehículo. En mis tiempo de jugador de baloncesto caminaba a diario con mi pelota, botando de arriba a abajo en todo rincón posible. También me sobrevuela algún recuerdo de mi época de árbitro de fútbol, caminando de un pueblo a otro cada fin de semana, cansado tras dos o tres partidos. Todo para evitar esperar dos horas al autobús. Tanto era caminar parte de mí, que una vez incluso volví caminando de Francia a España cruzando los Pirineos. Conducir lo cambia todo. Las comodidades, la velocidad, el tiempo ganado; pero también la sensación de certidumbre. Seamos o

Cosa de bebés

Una cosa que admiro de la cultura india «india americana, no hindú» es su respeto por el futuro. Eran un pueblo nómada con un respeto ancestral por el futuro. Su modo de vida era pura economía. Recordad que la economía es una ciencia que estudia cómo administrar recursos limitados para satisfacer necesidades ilimitadas. Ellos usaban la tierra por un tiempo, y después, por abundante en alimentos y agua que ésta fuera, se desplazaban a otro lugar. Dejaban descansar la tierra para que generaciones futuras disfrutasen de ellas; hoy ese espíritu parece haberse olvidado. La generación perdida nos llaman. Crecimos en un tiempo de inestabilidad, aprendimos de gente que no sabía enseñar, pero aquí estamos los que quedamos. Algunos tuvimos mejores ejemplos que otros, unos tuvieron más suerte que otros, y ahora todos nos necesitamos. ¿Nuestro propósito? Salvar el obstáculo que nos plantaron nuestros mayores, y hacerlo no por nosotros, sino para beneficio de las futuras generaciones. Somos

War Machine, de Brad Pitt

War machine, máquina de guerra. No esperaba ver a Brad Pitt protagonizando comedia nuevamente, pero aquí lo tenemos. Interpretando soberbia y sorprendentemente a un general estadounidense. No os confundáis, esta no es una película seria, o sí, porque trata un tema muy serio, pero no de al estilo hollywoodiense habitual. Me gusta pensar que a través de este tipo concreto de humor, un humor paródico casi elegante, denuncian la política internacional americana. Una potencia que ascendió en la economía mundial activando el capital humano que tenía de sobra tras la gran depresión y usándolo para armar, nunca mejor dicho, un negocio poco moral, pero muy capaz de llenar sus arcas. El de la guerra. Lo curioso de la película es precisamente Brad Pitt. Su interpretación es una nueva muesca en un cinturón de interpretación, marcado en mi opinión por su capacidad de reinvención. Desde "El club de la lucha", "Troya" y "Siete años en el Tíbet" a "Babel&quo