Ir al contenido principal

Un verano perdido y el valor del tiempo


summer is gone

¿Qué tal ha ido el verano? ¿Os trata bien la vida? Ha pasado lo suyo desde mi última publicación; decidí que debía daros un respiro de mi verborrea. A veces puedo ser un charlatán, para esos casos el blog es una ventaja, porque podéis interrumpirme a voluntad
sin riesgo de quedar mal. Bromeaba, no hablo tanto. Aunque a más de uno sí que le diría: «cierra el pico y abre un blog». Os invito a usarlo.

Lo cierto es que el verano se me ha pasado volando y meditándolo en profundidad, no he hecho nada de provecho. Bueno sí, ganar dinero, ¿pero qué es el dinero? Nada si lo pensáis bien, tan solo un recurso.

Sacrificamos tiempo a cambio de dinero, cuando el dinero vuela en menos de lo que tardo en decir 'compra'. El tiempo en cambio es lo único que tenemos. Lo más valioso que poseemos. Un valor seguro cuyos beneficios aumentan a medida que pasan los minutos. ¿Por qué? Porque disponemos de él en cantidad limitada y desconocida.

Con el tiempo hemos creado un sistema de retribución dineraria totalmente ficticio que establece un valor económico a las horas que dedicamos a trabajar. Un valor estimado en teoría según nuestras habilidades, capacidades y/o supuestos conocimientos.

Pese a mi juventud he trabajado ya durante mucho tiempo, y la única conclusión lógica que he alcanzado sobre este sistema es que hay que hacerse rico. Suena absurdo y obvio, casi estúpido, pero es cierto.

Para personas como nosotros que conocemos nuestras inquietudes, aficciones y deberes en pos de la realización personal, trabajar es una verdadera lacra; en el sentido objetivo de la expresión, porque al menos a mí me faltan al día 8 horas para mis cosas, que son muchas. A veces disfruto trabajando y este verano incluso más de lo habitual, pero francamente, se me ocurren mejores cosas que hacer. Dicho esto, como hombre del Renacimiento si algún mecenas decide patrocinarme, creo que no me opondré.

En definitiva, dado que no tengo intención de vivir bajo un puente, ni de recluirme en una montaña para alcanzar la paz espiritual, solo me queda ser rico.
Qué opináis, ¿puede lograrlo cualquiera? ¿cómo os harías ricos? ¿soy un soñador en busca de una quimera o tengo buenas papeletas? ¿Compro loteria o es el impuesto de los pobres?

Quedáis invitados al debate, tanto pública como privadamente. Peace!

sunset



Comentarios

  1. A mí el verano también se me pasó volaaando... y para ser sincera, tampoco hice nada de provecho.
    No puedo opinar sobre el trabajo y el mundo laboral porque no he trabajado en mi vida, aunque dentro de poco ya me tocará. No sé si será una actividad mejor o peor, supongo que depende mucho, pero lo que es cierto es que algún día tocará xD
    Y lo de ser rico... pues oye, todo puede pasar, pero mientras, soñar es gratis, ¿no?
    Un saludo Uss

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo, Uss, y desde joven he tenido claro que trabajo por dinero, por el dinero que necesito para vivir con dignidad, pero ni un minuto más de mi preciado tiempo.

    Ese tiempo que también me vuela, pero es porque nunca me aburro y siempre tengo mil cosas que me gusta hacer.

    Ya sabemos que el dinero no hace la felicidad. Conocí a un hombre tan rico que no tenía que trabajar, pero era muy triste y su vida un desperdicio, pero sí que el dinero compra libertad a los que sabemos usarla.

    Si encuentras un mecenas no lo dudes y si encuentras dos, pásame el teléfono del segundo.

    Cuando era joven, estaba de moda en el caso de las mujeres incorporarse a la vida laboral "para realizarse" y mis amigas se escandalizaban cuando les decía: que a mi me "realizaría" mejor una habitación propia y una renta vitalicia, como proclamaba la escritora Virginia Woolf.

    Lo mejor del verano para mí que no soporto el calor es que se acaba, bueno también que hay más horas de luz y puedo dar más de sí el tiempo para hacer lo que me gusta.

    Uss, ni se te ocurra sacrificar tus deseos a cambio de dinero. Hay un sólo objetivo en la vida que no deberíamos olvidar nunca: tratar de ser felices, cada uno a su manera.

    Qué te plantees estas cuestiones, dice mucho a tu favor, y encima con buen humor.

    Un beso, Uss y que tengas suerte con lo del mecenas o la lotería.

    ResponderEliminar
  3. Eso mismo te iba a decir yo, Sofía:
    Ya te tocará. Entretanto, disfruta

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  4. Yo pensaba que estaba hecho para el calor hasta que llegó este verano. Ahora agradezco cada día fresco o lluvioso.

    Siempre digo que los ricos no saben ser ricos. Gastan el dinero en banalidades y no son en absoluto felices. Creo que para disfrutar del dinero debemos haber carecido de él en algún momento; los nacidos ricos lo tienen difícil en ese sentido.

    Por otro lado lo de la lotería era solo un chiste, tengo un plan. Gracias por los buenos deseos, Tesa!

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Estimado blogger,

    Soy Natalia, Responsable de Comunicación de Paperblog. Tras haberlo descubierto, me pongo en contacto contigo para invitarte a conocer el proyecto Paperblog, http://es.paperblog.com, un nuevo servicio de periodismo ciudadano. Paperblog es una plataforma digital que, a modo de revista de blogs, da a conocer los mejores artículos de los blogs inscritos.

    Si el concepto te interesa sólo tienes que proponer tu blog para participar. Los artículos estarían acompañados de tu nombre/seudónimo y ficha de perfil, además de varios vínculos hacia el blog original, al principio y al final de cada uno. Los más interesantes podrán ser seleccionados por el equipo para aparecer en Portada y tú podrás ser seleccionado como Autor del día.

    Espero que te motive el proyecto que iniciamos con tanta ilusión en enero de 2010. Échale un ojo y no dudes en escribirme para conocer más detalles.

    Recibe un cordial y afectuoso saludo,
    Natalia

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo evitar un accidente de coche

Admito ser uno de esos hombres que con 27 años aún no sabía conducir. Vivía en un mundo diferente, sin prisas y a mi ritmo. Y hasta los 28 no me he sacado el permiso. Durante 10 años he sido ese amigo al que todos llevan en un momento u otro; aunque más que nada he sido un caminante. Como pasajero mi destino no dependía de mí, sino de otros. Yo sugería, pero no decidía. Y cuando podía hacerlo, era usando mis piernas como vehículo. En mis tiempo de jugador de baloncesto caminaba a diario con mi pelota, botando de arriba a abajo en todo rincón posible. También me sobrevuela algún recuerdo de mi época de árbitro de fútbol, caminando de un pueblo a otro cada fin de semana, cansado tras dos o tres partidos. Todo para evitar esperar dos horas al autobús. Tanto era caminar parte de mí, que una vez incluso volví caminando de Francia a España cruzando los Pirineos. Conducir lo cambia todo. Las comodidades, la velocidad, el tiempo ganado; pero también la sensación de certidumbre. Seamos o

Cosa de bebés

Una cosa que admiro de la cultura india «india americana, no hindú» es su respeto por el futuro. Eran un pueblo nómada con un respeto ancestral por el futuro. Su modo de vida era pura economía. Recordad que la economía es una ciencia que estudia cómo administrar recursos limitados para satisfacer necesidades ilimitadas. Ellos usaban la tierra por un tiempo, y después, por abundante en alimentos y agua que ésta fuera, se desplazaban a otro lugar. Dejaban descansar la tierra para que generaciones futuras disfrutasen de ellas; hoy ese espíritu parece haberse olvidado. La generación perdida nos llaman. Crecimos en un tiempo de inestabilidad, aprendimos de gente que no sabía enseñar, pero aquí estamos los que quedamos. Algunos tuvimos mejores ejemplos que otros, unos tuvieron más suerte que otros, y ahora todos nos necesitamos. ¿Nuestro propósito? Salvar el obstáculo que nos plantaron nuestros mayores, y hacerlo no por nosotros, sino para beneficio de las futuras generaciones. Somos

War Machine, de Brad Pitt

War machine, máquina de guerra. No esperaba ver a Brad Pitt protagonizando comedia nuevamente, pero aquí lo tenemos. Interpretando soberbia y sorprendentemente a un general estadounidense. No os confundáis, esta no es una película seria, o sí, porque trata un tema muy serio, pero no de al estilo hollywoodiense habitual. Me gusta pensar que a través de este tipo concreto de humor, un humor paródico casi elegante, denuncian la política internacional americana. Una potencia que ascendió en la economía mundial activando el capital humano que tenía de sobra tras la gran depresión y usándolo para armar, nunca mejor dicho, un negocio poco moral, pero muy capaz de llenar sus arcas. El de la guerra. Lo curioso de la película es precisamente Brad Pitt. Su interpretación es una nueva muesca en un cinturón de interpretación, marcado en mi opinión por su capacidad de reinvención. Desde "El club de la lucha", "Troya" y "Siete años en el Tíbet" a "Babel&quo