Ir al contenido principal

El efecto Matrioshka

muñecas matrioshka
  • La existencia de un ser con conciencia de sí mismo es un hecho peculiar por su efecto matrioshka:
Somos seres inteligentes dotados de libertad, que disponen de libre albedrío y capacidad de decisión. Sin embargo, nuestros humores nos dominan. Nuestro estado de ánimo es algo sobre lo que no tenemos el control, la química de nuestro organismo con sus hormonas y reacciones nos controlan, limitando nuestro rango de libertad aparente.

Nuestro pensamiento tampoco nos pertenece por completo puesto que incluso cuando no decidimos pensar, algunas ideas vienen a nuestra mente sin más. Pensamientos que no hemos decidido crear ni nos hemos esforzado en imaginar aparecen de la nada para no marcharse hasta que lo hacen sin más, independientemente de que nuestro deseo sea que desaparezcan o se queden.

La inspiración es otro misterio de origen similar. A lo ancho y largo del mundo y la historia, las ideas más brillantes se han aparecido en la mente de distintas personas sin saber nadie de dónde provenían, como una luz que ilumina de repente una sala en el que antes solo había penumbras y oscuridad. Sucediendo muchas veces que varias personas en polos opuestos del mundo tengan la misma ocurrencia, como pasara entre Darwin y Alfred Wallace con la teoría de la evolución. Es curioso, cuanto menos.

Llevo tiempo observando mediante el sueño lúcido mis propios sueños y puedo corroborar ahora lo que antes eran solo suposiciones. 
Hay en los sueños un extraño orden y lenguaje compuesto por imágenes, una tras otra. Cuando nos esforzamos por observar o prestamos atención a las conversaciones que se suceden entre los personajes que aparecen en ellos, esos diálogos y secuencias están sin duda más allá de nuestro nivel de ingenio o capacidad creativa personal. Se percibe en ellos la presencia clara de una psiquis que no nos corresponde, que no somos nosotros.

conciencia

El Inconsciente. Está claro que es el foco de origen, de ahí proviene todo. ¿Qué hay en él exactamente? Una vez más, no lo sabemos a ciencia cierta, por algo es inconsciente. Lo cual resulta fascinante, a mí me lo parece.

Un gran ejemplo que se me ocurre es el que escribamos historias. Creamos relatos en los que los personajes tienen personalidades, capacidades, atributos e intelecto propios; y de acuerdo a todo ello dicurren libremente a lo largo de la trama sin saber lo que les espera en la página o capítulo siguiente. No obstante, al igual que les ocurre a las personas que leen este artículo, hay pensamientos que se les cruzan en un momento determinado, humores e instintos que los dominan sin saber ellos el porqué. Siendo todo esto fruto de la mente del autor (personajes, escenarios, tramas y giros argumentales), que de un modo literal, los contiene a todos. He ahí el efecto matrioshka.

Esta misma analogía contenedora se puede aplicar en el conocimiento que hemos ido adquiriendo a lo largo de los siglos:
El universo. También hemos observado que el universo se expande; evoluciona y se expande, como cada uno de los individuos y mundos que lo conforman. Como sabemos con certeza que se expande, es lógico pensar que tiene que hallarse dentro de otro 'algo'. Un multiverso, un todo, una mente... No sé, algo.

A diferencia de mis otros artículos, este no tiene una conclusión o moraleja cerrada. Tan solo planteo algo que está ahí, para lo que tengo mi propia respuesta, pero que cada cual puede reflexionar y responder a su manera. Porque hay finales que no pueden mas que ser abiertos.

matrioshkas

Comentarios

  1. ¡Felices fiestas,amigo!

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Unamuno establece dos estadios en su novela «Niebla», en el cual uno (él mismo) contiene a su personaje, que a su vez interpreta esa fuente externa como Dios, que tiene el dominio de su existencia entera y puede jugar con ella a su antojo, dejar que se entere de ello o que le parezcan eventos fortuitos.
    Borges por su parte tiene un cuento muy interesante, «Las ruinas circulares», en el cual un ser crea a otro de manera consecutiva, como un efecto dominó eterno e ineludible para la conciencia: como dos espejos enfrentados destinados a reflejarse infinitas veces entre sí por siempre.

    «(...) En general, sus días eran felices; al cerrar los ojos pensaba: Ahora estaré con mi hijo. O, más raramente: El hijo que he engendrado me espera y no existirá si no voy.»

    El estar convencidos de que todo contiene a una cosa y a su vez está contenido por otra, que todo posee finitud, hace que la infinitud del universo nos resulte incomprensible y completamente ilógica: no puede ser que eso haya existido siempre; y el que no posea límites es una característica imposible de imaginar. Algunos, como Einstein o Lord Kelvin, vieron en este orden perfecto la mano de Dios, la mano de un estadio que nos contiene y que ha de ser consciente en la medida en que se produce el milagro de la vida en mitad de una vasta nada inorgánica (y, pese a todo, compuesta de leyes y de un orden que hacen la existencia posible). El mismo Kelvin diría:

    "...El pensamiento científico se ve obligado a aceptar la idea del Poder Creativo. Hace cuarenta años, le pregunté a [Justus von] Liebig, caminando en algún lugar del país, si él creía que la hierba y las flores que vimos a nuestro alrededor crecieron por meras fuerzas químicas. Él respondió: "No, no más de lo que podría creer que un libro de botánica describiéndolas crece por meras fuerzas químicas".

    Un saludo y próspero año nuevo.

    ResponderEliminar
  4. Excelente reflexión, Alex. Gracias; te deseo un feliz año a ti también

    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo evitar un accidente de coche

Admito ser uno de esos hombres que con 27 años aún no sabía conducir. Vivía en un mundo diferente, sin prisas y a mi ritmo. Y hasta los 28 no me he sacado el permiso. Durante 10 años he sido ese amigo al que todos llevan en un momento u otro; aunque más que nada he sido un caminante. Como pasajero mi destino no dependía de mí, sino de otros. Yo sugería, pero no decidía. Y cuando podía hacerlo, era usando mis piernas como vehículo. En mis tiempo de jugador de baloncesto caminaba a diario con mi pelota, botando de arriba a abajo en todo rincón posible. También me sobrevuela algún recuerdo de mi época de árbitro de fútbol, caminando de un pueblo a otro cada fin de semana, cansado tras dos o tres partidos. Todo para evitar esperar dos horas al autobús. Tanto era caminar parte de mí, que una vez incluso volví caminando de Francia a España cruzando los Pirineos. Conducir lo cambia todo. Las comodidades, la velocidad, el tiempo ganado; pero también la sensación de certidumbre. Seamos o

Cosa de bebés

Una cosa que admiro de la cultura india «india americana, no hindú» es su respeto por el futuro. Eran un pueblo nómada con un respeto ancestral por el futuro. Su modo de vida era pura economía. Recordad que la economía es una ciencia que estudia cómo administrar recursos limitados para satisfacer necesidades ilimitadas. Ellos usaban la tierra por un tiempo, y después, por abundante en alimentos y agua que ésta fuera, se desplazaban a otro lugar. Dejaban descansar la tierra para que generaciones futuras disfrutasen de ellas; hoy ese espíritu parece haberse olvidado. La generación perdida nos llaman. Crecimos en un tiempo de inestabilidad, aprendimos de gente que no sabía enseñar, pero aquí estamos los que quedamos. Algunos tuvimos mejores ejemplos que otros, unos tuvieron más suerte que otros, y ahora todos nos necesitamos. ¿Nuestro propósito? Salvar el obstáculo que nos plantaron nuestros mayores, y hacerlo no por nosotros, sino para beneficio de las futuras generaciones. Somos

War Machine, de Brad Pitt

War machine, máquina de guerra. No esperaba ver a Brad Pitt protagonizando comedia nuevamente, pero aquí lo tenemos. Interpretando soberbia y sorprendentemente a un general estadounidense. No os confundáis, esta no es una película seria, o sí, porque trata un tema muy serio, pero no de al estilo hollywoodiense habitual. Me gusta pensar que a través de este tipo concreto de humor, un humor paródico casi elegante, denuncian la política internacional americana. Una potencia que ascendió en la economía mundial activando el capital humano que tenía de sobra tras la gran depresión y usándolo para armar, nunca mejor dicho, un negocio poco moral, pero muy capaz de llenar sus arcas. El de la guerra. Lo curioso de la película es precisamente Brad Pitt. Su interpretación es una nueva muesca en un cinturón de interpretación, marcado en mi opinión por su capacidad de reinvención. Desde "El club de la lucha", "Troya" y "Siete años en el Tíbet" a "Babel&quo