Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2015

Las 40 noches del vampiro

Al leer semejante título imagino que os viene a la mente la imagen de un joven vampiro recién convertido, y ya que soy yo quien cuenta la historia, un vampiro negro, por eso de romper los estereotipos, ya sabéis. Blade no cuenta, ha llovido mucho desde entonces. Hay que mantener la mente despierta, ágil e imaginativa; nada de imágenes e ideas prefijadas, necesitamos mentes frescas y abiertas que nos lleven al progreso social que precisamos últimamente.
Bueno, en caso de cumplirse mi predicción y todos los requisitos previos, olvidaos del rollo que acabo de soltaros, porque este artículo bien podría iniciarlo, pero poco tiene que ver con un relato de ficción.

Quizás sepáis y quizá no, que llevo algo más de un mes trabajando de noche, 40 noches para ser exactos. Y con ello no me refiero a entrar a las 8 de la tarde y salir a las 2 de la madrugada, no, ni tampoco a trabajar en una discoteca rodeado de gente. Quiero decir que llevo más de un mes trabajando de 12 de la noche a 8 de la mañ…

A la luz de una vela

Me encontré una calurosa noche de julio sentado en la oscuridad de mi cuarto. Solo una vela alumbraba mi escritorio, bajo la que leía fascinantes historias de tiempos viejos y nuevos. Era el siglo XXI, pero esa noche la intensa luz eléctrica me molestaba; eran los tiempos de la tecnología, pero mientras mi ordenador permanecía en segundo plano, silencioso y abandonado, yo escribía a mano; era sábado, pero no sentí necesidad de relacionarme y socializar, era mi tiempo de soledad. Un tiempo valioso del que me gusta disfrutar, en el que exprimo y compruebo hasta dónde llega mi potencial. El valor está en los sueños, dijo un escritor, y los míos se pueden realizar, de modo que entre otras cosas en mi tiempo libre hago lo que mejor se me da, pensar.

Alguna vez me he preguntado la razón por la que algunas personas huyen bajo cualquier pretexto de la soledad. ¿Hay algo en sí mismos que temen, quizá? ¿Precisan compañia para llenar algún vacío o sencillamente se aburren a sí mismos? No lo sé,…

Wildheart

Veo la belleza, aunque si la observas bien nunca sabes donde empieza Siento su rareza, es una entre cien, flor de loto en la maleza Noto su presencia en mi rubor, en un brillo que despierta Algo en ella cautiva el alma, algo la sosiega
Los corazones salvajes viven en su calma por razones misteriosas, carecen de forma Viven sin ataduras y no se conforman sensaciones intensas siempre te evocan Son almas sin rumbo que viven y exploran conviertiendo estanques en mares y olas
Maestro del amor, no rompas su corazón alumbra su camino, un pañuelo y un adiós Sublímadores, catalizadores de iluminación es la química, la pasión, el deseo y la atracción cuán clave es la alquimia que daña la razón para la que sólo el autoconocimiento es salvación Si crees que sufres por amor, no conoces el amor.