Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2015

La ciudad bohemia

Un buen día salí de trabajar con un viaje planeado. Un viaje a la ciudad bohemia. Necesitaba viajar y alejarme de mi enfermedad. También buscaba el consejo y la sabiduría de la única persona que podía ayudarme en aquel momento. Me levanté de la cama apresuradamente al darme cuenta de que llegaba tarde, muy tarde. Tenía todo planificado; y a no ser que fuese capaz de despejarme, ducharme, cepillarme los dientes, planchar la ropa recién lavada y hacer la maleta en menos de 30 minutos, llegaría tarde. Algo imperdonable. Pero fui capaz.

Quizá la falta de café, té o algún estimulante matutino no me permitiera ver que iba con el pelo medio enjabonado, y puede que sólo estuviese medio afeitado, pero lo importante es que llegué a tiempo. Sabía que me había dejado algo importante en casa, pero en palabras prestadas, lo más importante estaba ya de camino, y muy puntual.
Me faltó poco para parar y aplaudirme al llegar justo a tiempo a la estación, ¿pero cómo explicar a alguien que llegaste tard…