Ir al contenido principal

Feminismo: Cosa de hombres y mujeres


mujeres igualdad feminismo

Por extraño que parezca, el primer dato conocido de feminismo, a lo que llamamos proto-feminismo viene de un hombre. El hecho de que Platón dijese hace casi 2400 años que la mujer podía ser igual al hombre no es poca cosa. Alguien tomaría más tarde esa semilla y empezaría a trabajar con la idea.

La razón de que consideremos a Platón un proto-feminista es que decía que para ser considerada la mujer igual al hombre, debía recibir su misma educación. Pero cambio de esa igualdad de posibilidades tenía que sacrificar su instinto reproductivo. Su idea era que toda la sociedad debía proteger a la república, la ciudad; y para ello, si una mujer debía proteger la ciudad, pero tenía familia, su instinto la llevaría a poner a la familia antes que la república, con lo cual perdería la utilidad para la sociedad y la igualdad respecto al hombre.

feminismo


Como dato interesante, su discípulo Aristóteles, uno de los grandes filósofos de la historia, opinaba que las mujeres tenían el nivel de un esclavo. Que era débil y por tanto, inferior. Que su única función era la reproducción. El problema actual de las mujeres, se debe básicamente a que Aristóteles influyó más en la sociedad que Platón. Curioso, hasta qué punto un individuo puede influir tanto en el destino de billones de personas con un poco de tiempo.

Sería una madre, en el siglo 19, la que tomó esa semilla y decidió plantar una reflexión en la mente colectiva, para un futuro mejor. Mary Wollstonecraft fue la madre de la creadora de Frankenstein. Defendió a la mujer argumentando que para comprobar si la mujer es realmente inferior, habría que darle la misma educación que al hombre; y sólo entonces, veríamos si realmente permanece en esa posición de debilidad. Fue entonces cuando nació el feminismo.


mujeres fuertes

La siguiente en tomar el testigo del progreso fue Simone de Beauvoir, la autora de «El Segundo Sexo», el que fue el libro de cabecera del movimiento de la mujer. Una libre pensadora que llevó el feminismo a un alto nivel intelectual. Suya es la frase, "una mujer no nace, se hace". Ella decía que el arquetipo de mujer es un constructo social. Que de un modo u otro, se ha definido lo que significa ser mujer a través de la educación y los amaneramientos. Que la mujer es dependencia, tal y como los hombres nombraron el mundo; ni siquiera tiene representación en el nombre de la especie. Hemos usado nuestro sexo para nombrar y referirnos a nuestra especie: "El hombre".
Las mujeres son por tanto, "lo otro", lo que no es un hombre. Sostuvo que la mujer había sido convertida en actor secundario dependiente: –la esposa de, la hermana de, la hija de, la abuela de...–
Simone de Beauvoir consideraba que la búsqueda de la identidad debía ser a través de criterios propios y no externamente impuestos, como lo han sido históricamente para las mujeres.

pelea como una mujer



Hablaré por último de mi feminista modelo, por sus ideas y perspectiva: Luce Irigaray.
Una filósofa y lingüista, que además era psicoanalista. Su visión, algo contrapuesta a la de Simone de Beauvoir consistía en que la mujer es mujer porque nace mujer y así se lo dictan sus institos y naturaleza. Según ella el mundo y vocabulario que existe parte de la consciencia y perspectiva del hombre; algo insuficiente para la mujer. Que la mujer debería crear su propio medio de expresión. El vínculo madre-hija debería recibir más protagonismo, para el correcto desarrollo de la mujer. El hombre es hombre y la mujer es mujer. No existe para ella el "no hombre", o como la llama Simone de Beauvoir, "La Otra". Ella piensa que el potencial humano máximo se alcanza cuando hombre y mujer, en sus diferencias, trabajan en equipo.

Contradijo totalmente a Freud en su teoría falocéntrica y mostró que simplemente la mujer no saca provecho ninguno de la violencia que la biología requiere al hombre para la reproducción. La feminidad es para ella algo que abrazar y defender, pues pertenece a la mujer.

feminismo vs misandria

Comentarios

  1. Me alegro de que haya chicos que os acerquéis al feminismo desde un posicionamiento teórico (y práctico, por supuesto).
    No sé si se le puede achacar únicamente a Aristóteles el machismo que condenó a la población femenina durante siglos, porque como ya habrás leído, el patriarcado es una estructura bastante más compleja creada por un conjunto de individuos. Además, tengo entendido que en la Antigua Grecia estaban llenos de contradicciones, pues las mujeres eran consideras ciudadanas de segunda.
    No puedo darte una opinión más profunda porque aún no he leído ninguna obra de Beauvoir, pero pronto caerá.
    Muy interesante el artículo.
    Feliz viernes, Ussman!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así debe ser; es cosa de todos.
      Con el ejemplo de Aristóteles quería mostrar lo mucho que puede cambiar una sola persona. Entre todos podemos enseñar a los niños esa nueva perspectiva, y uno a uno, con el tiempo se cosecha el cambio.

      Te recomiendo a Beauvoir; es concienzuda en su análisis. Me alegra que te haya gustado, Sofía.

      Feliz finde!

      Eliminar
  2. PD: La frase que sin duda apoyo más rotundamente es la de que "el potencial humano máximo se alcanza cuando hombre y mujer, en sus diferencias, trabajan en equipo." Chapó! :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo evitar un accidente de coche

Admito ser uno de esos hombres que con 27 años aún no sabía conducir. Vivía en un mundo diferente, sin prisas y a mi ritmo. Y hasta los 28 no me he sacado el permiso. Durante 10 años he sido ese amigo al que todos llevan en un momento u otro; aunque más que nada he sido un caminante. Como pasajero mi destino no dependía de mí, sino de otros. Yo sugería, pero no decidía. Y cuando podía hacerlo, era usando mis piernas como vehículo. En mis tiempo de jugador de baloncesto caminaba a diario con mi pelota, botando de arriba a abajo en todo rincón posible. También me sobrevuela algún recuerdo de mi época de árbitro de fútbol, caminando de un pueblo a otro cada fin de semana, cansado tras dos o tres partidos. Todo para evitar esperar dos horas al autobús. Tanto era caminar parte de mí, que una vez incluso volví caminando de Francia a España cruzando los Pirineos. Conducir lo cambia todo. Las comodidades, la velocidad, el tiempo ganado; pero también la sensación de certidumbre. Seamos o

Cosa de bebés

Una cosa que admiro de la cultura india «india americana, no hindú» es su respeto por el futuro. Eran un pueblo nómada con un respeto ancestral por el futuro. Su modo de vida era pura economía. Recordad que la economía es una ciencia que estudia cómo administrar recursos limitados para satisfacer necesidades ilimitadas. Ellos usaban la tierra por un tiempo, y después, por abundante en alimentos y agua que ésta fuera, se desplazaban a otro lugar. Dejaban descansar la tierra para que generaciones futuras disfrutasen de ellas; hoy ese espíritu parece haberse olvidado. La generación perdida nos llaman. Crecimos en un tiempo de inestabilidad, aprendimos de gente que no sabía enseñar, pero aquí estamos los que quedamos. Algunos tuvimos mejores ejemplos que otros, unos tuvieron más suerte que otros, y ahora todos nos necesitamos. ¿Nuestro propósito? Salvar el obstáculo que nos plantaron nuestros mayores, y hacerlo no por nosotros, sino para beneficio de las futuras generaciones. Somos

War Machine, de Brad Pitt

War machine, máquina de guerra. No esperaba ver a Brad Pitt protagonizando comedia nuevamente, pero aquí lo tenemos. Interpretando soberbia y sorprendentemente a un general estadounidense. No os confundáis, esta no es una película seria, o sí, porque trata un tema muy serio, pero no de al estilo hollywoodiense habitual. Me gusta pensar que a través de este tipo concreto de humor, un humor paródico casi elegante, denuncian la política internacional americana. Una potencia que ascendió en la economía mundial activando el capital humano que tenía de sobra tras la gran depresión y usándolo para armar, nunca mejor dicho, un negocio poco moral, pero muy capaz de llenar sus arcas. El de la guerra. Lo curioso de la película es precisamente Brad Pitt. Su interpretación es una nueva muesca en un cinturón de interpretación, marcado en mi opinión por su capacidad de reinvención. Desde "El club de la lucha", "Troya" y "Siete años en el Tíbet" a "Babel&quo