Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Lecturas

Actitudes animales

En «Armas, gérmenes y acero», Jared Diamond hace una más que interesante recopilación de la historia de la humanidad, desde un nuevo punto de vista. Además, apunta de forma sutil –al menos eso extraje yo del libro– que nos equivocamos al olvidar, que a pesar de todo, somos animales. Y como ellos, muy predecibles. Es una obra magnífica, y bastante exacta, sin embargo creo que el hecho de ser animales no tiene por qué limitar nuestras opciones. Su libro, que me animo a recomendaros, me inspiró unas palabras:

Se encontraba deslizante y sin luces, una gaviota que volaba entre las nubes; su destino no iba atado al de las huestes, pues de guerras huía como la peste.
Se encontraba reposada en la baranda una grulla que cantaba en la mañana, no callaba, no sufría acobardada, pues su sangre era fuerte, la avalaba.
Se encontraba escondida entre la maleza una serpiente que aguardaba a su presa, sin pestañear, confiada esperaba que llegase alguna presa despistada.
No se encontraba durmiendo el león que se nega…

Los 7 hermanos

¿Quién sueña con el fin de Sueño?
Un buen hombre atraviesa el charco, al otro lado del río un niño observa; luces de neón iluminan las calles en un distrito donde el sol no llega;
una mujer aguarda con impaciencia
deseos y secretos que no recuerda.
La mujer del sótano tiene mucho frío, ve sin ánimo que su esperanza se aleja; pisadas, barullo y confictos resuenan, el niño tiene hambre, aprende, espera, espera al padre que no llega, y sueña; sueña un mundo, y todo es como debiera.
Que las palabras surgen de un suspiro, que los sonidos provienen de la mente, sentimientos que no sólo son lamentos, e ideas que nacen de un noble corazón;
el niño siente una neblina de ilusión,
pero amanece, y la verdad nada cambia.
Su libertad en una ocasión arrebatada, el fino oro verde le cegó, y la desidia; hombre dejó atrás y sin pensar a su familia, hoy delirio vive con él, le hace compañía. El niño creció, ahora es padre, ya no sueña; la mujer no siente ya frío, no siente nada.
La vida aparece en un sueño; todo antes de ser…

Wildheart

Veo la belleza, aunque si la observas bien nunca sabes donde empieza Siento su rareza, es una entre cien, flor de loto en la maleza Noto su presencia en mi rubor, en un brillo que despierta Algo en ella cautiva el alma, algo la sosiega
Los corazones salvajes viven en su calma por razones misteriosas, carecen de forma Viven sin ataduras y no se conforman sensaciones intensas siempre te evocan Son almas sin rumbo que viven y exploran conviertiendo estanques en mares y olas
Maestro del amor, no rompas su corazón alumbra su camino, un pañuelo y un adiós Sublímadores, catalizadores de iluminación es la química, la pasión, el deseo y la atracción cuán clave es la alquimia que daña la razón para la que sólo el autoconocimiento es salvación Si crees que sufres por amor, no conoces el amor.

Un día nuevo

Fue bonito, fue sincero, un amor pasajero
se deshizo en mí, como la droga del viajero
y me hizo sentir como un extraño, un extranjero
en mi propio ser, donde brillo hubo un duelo.
Fue bonito, sí. Abrió la cáscara un duro huevo
escondidas allí había una fiera y un polluelo
aunque su calor extrajo los secretos de mi cuerpo
mi alma en cambio nunca estuvo en el medio.

Mil y una noches

Exudan, ebullen, me susurran las palabras, ojos, miradas, lágrimas derramadas brotan, emergen, dicen casi todo en nada. La inspiración es como un puzzle que no cuadra; inexplicable, y si lo hicera, un cuento de hadas.
Solo sé que hay personas a las que estimas, personas cuyas acciones asimilas; un reflujo de ideas que examinas, un torrente de emociones que respiras siempre en los ojos de la musa que te inspira.
A ojos cerrados, corazones que no sienten,
porque el amor es ciego dicen, pero te mienten. La ráfaga de uno de estos peculiares entes no siempre bulle pero siempre está en la mente. Aguas difunden, maremotos que te engullen, ¿qué son las musas, sino seres que te envuelven?



.



La Tarde Dorada

En Wonderland, Chester el gato es la realeza. Un rey-dios que forma parte de la mitología y el folclore del mundo en el que se situa la historia; sin embargo y pese a las apariencias, es más real de lo que muchos llegarán a saber.

Aparece y desaparece a su antojo gracias a sus misteriosos poderes. Dotado de una soberbia elocuencia, nos cuenta la historia de Alicia Liddell y del momento en que por alguna extraña razón apareció en su reino sin previo aviso.

Un relato inteligente y ameno basado en el cuento original de Alicia en el país de las maravillas, en el que Andrzej Sapkowski nos deleita con su pasmoso dominio del lenguaje escrito y hace gala de su profundo conocimiento de la cultura general para introducirnos fácilmente en toda la profundidad y el simbolismo de este clásico de la literatura.


Lírica influenciada

Esta última semana he estado estudiando a la generación beat. Algo influenciado por su visión y movimiento, esto fue lo que salió tras una sesión de escritura espontánea:

La busco pero no está, se ha marchado lejos
la miro y no la veo, pues no es ella, es su reflejo
 A cada ráfaga de viento la oigo, la siento
Oscuros recuerdos, dichosos los tiempos
dulce tu tacto, aunque amargo fue el beso
 No sé, quizá fue un sueño
de flores silvestres, de pastos y lienzos

sudores ajenos, brotes y enfermos
De una musa y el vanidoso maestro
Rota hasta los cimientos la bella escultura que era su cuerpo
Triste, solo y abandonado, como un perro apaleado
capturo palabras que huyen, que escapan de mi pecho
que cuando hierven y brotan me dejan roto, deshecho
Palabras necias de un sordo, palabras sordas de un muerto.

Extraño, desordenado y duro, a la vez que profundo. Así veo a los Beats. «La generación maldita», los escritores que tanto dieron que hablar en los 50 y que gestaron la generación hippie de los años 60.


El herrero

Estoy convencido de que en otra vida fui herrero.

Un artesano. Un hombre tosco y sencillo que se dedicaba a forjar utiles para los demás. Un hombre que no hablaba apenas, pero que cuando lo hacía era escuchado. Porque en el pueblo era un hombre respetado.

El herrero trabajaba sin descanso, pues tenía una familia que mantener. Trabajaba sin descanso, porque tampoco sabía qué otra cosa hacer. De su padre heredó el martillo, el yunque y la forja. De su madre el carácter, el brío, la fuerza.

Aunque no cocinaba, a golpes moldeó cucharas y sartenes.
Aunque no sembraba, creó herramientas de agricultura.
Aunque no batallaba, para la guerra forjó espadas y armaduras.

Era necesario, en los tiempos del hierro. Entonces los hombres eran duros, no tiernos.
No se hablaba de amor, se alzaban castillos. No iban después a la taberna, enseñaban a sus hijos.

Mejorías y empeoramientos. Avances y retrocesos. Cosas inevitables, en el paso del tiempo.
Eso piensa el herrero. Piensa ahora que descansa, pues su tiemp…

El temor de un hombre sabio

Nadie reseña un libro sin haberlo terminado antes, pero no soy dado a seguir normas en lo que al blog se refiere.

Patrick Rothfuss me ha sorprendido gratamente. Disfruté leyendo 'El nombre del viento', pero 'El temor de un hombre sabio' es una exquisitez dialéctica. Ambrosía para la mente. Ese toque lírico que tiene su prosa...

Una magia muy científica, música, universidad y los enredos de juventud de un talentoso joven con una especial habilidad para meterse en líos.

Un edena ruh orgulloso de su humilde origen y empeñado en encontrar a los Chandrian. La misteriosa organización de asesinos culpable de la muerte de sus padres.

Mis respetos a un autor que domina las claves del lenguaje corporal. Gracias a lo cual transmite fiel y detalladamente todas las interacciones que suceden a lo largo de la historia.

La épica historia de Kvothe, el asesino de reyes. Mago, ladrón, mendigo y artista.


El legado de Sapkowski

Quiero hablaros de una saga, de un escritor. El ilustre Andrzej Sapkowski. Un maestro de la fantasía épica que ha logrado apasionar a multitud de mentes inquietas como la mía.

Una de las difíciles tareas del escritor consiste en mantener atrapado al lector. Que página tras página el único deseo de la persona que se encuentra ante su obra sea el de averiguar lo que pasa en la página siguiente.
Con la saga de Gerald de Rivia, compuesta por 7 tomos, Sapkowski demuestra su increíble habilidad con las palabras.

Narra a través de multitud de personajes de lo más variopintos las aventuras del brujo Gerald. Un cazador de monstruos al que nadie iguala en su profesión. Matar.


Lejos de lo que podáis pensar, Gerald no es un mercenario desalmado, aunque sí frío, como no deja de recordarle su buen amigo el poeta Jaskier.
Pese a ello, llegado el momento arriesgará su vida tomando bajo su tutela a Ciri, una niña de la antigua sangre.

No faltan en esta historia la desventuras, el humor, los amores y …

Letras e historias

Estrenando año nuevo,me he decidido a crear una una nueva categoría.

Como ya dije en un artículo previo, los libros y las historias que contenían me hicieron como soy, construyéndome página por página durante 23 años.

Esta nueva categoría se llamará Lecturas, a buen entendedor las explicaciones sobran.
¿La frase no era así verdad? La expresión original no me entusiasma. Las buenas palabras nunca están de más. Aunque tratándose de esta categoría en concreto seré más respetuoso con las expresiones populares y no me permitiré más licencias lingüísticas.No sé a quién pretendo engañar, terminaré haciendo lo que quiera.

Los temas a tratar en este nuevo apartado serán los libros, novelas, cuentos y relatos que lea o haya leído hasta ahora y que forman parte de nuestra sublime historia literaria. Quizá le dé una perspectiva más enfocada al autor de los mismos, quizá hable de los grandes maestros de la literatura y puede que publique algún microrrelato de mi autoría.

Prácticamente habéis reci…