Ir al contenido principal

Entradas

Mil y una noches

Exudan, ebullen, me susurran las palabras, ojos, miradas, lágrimas derramadas brotan, emergen, dicen casi todo en nada. La inspiración es como un puzzle que no cuadra; inexplicable, y si lo hicera, un cuento de hadas. Solo sé que hay personas a las que estimas, personas cuyas acciones asimilas; un reflujo de ideas que examinas, un torrente de emociones que respiras siempre en los ojos de la musa que te inspira. A ojos cerrados, corazones que no sienten, porque el amor es ciego dicen, pero te mienten. La ráfaga de uno de estos peculiares entes no siempre bulle pero siempre está en la mente. Aguas difunden, maremotos que te engullen, ¿qué son las musas, sino seres que te envuelven? .

El gran hotel Budapest

Esta tarde mientras decidía qué hacer con el resto de mi día libre recordé una recomendación de mi amiga Lidia: El gran hotel Budapest . La curiosidad es un factor importante a la hora de aceptar una recomendación. Es importante no recibir demasiada información, con que no me explayaré demasiado. Este verano va de hoteles; y de las sorprendentes historias que pueden iniciarse en ellos. Un algo en común que tengo con los personajes de esta película y por lo que me he sentido muy identificado es que tras mi paso por 3 grandes hoteles en distintas ciudades y diferentes departamentos, tengo en mi repertorio historias sorprendentes. Historias de las que he sido testigo, alguna que he protagonizado y otras que me han contado; todas ellas geniales. Algún día, cuando el paso del tiempo les haya restado la importancia pero no el humor, las compartiré con vosotros. La película relata la historia de un escritor, un director de hotel y un joven lobby boy . El Mesieux Gustav

Un verano perdido y el valor del tiempo

¿Qué tal ha ido el verano? ¿Os trata bien la vida? Ha pasado lo suyo desde mi última publicación; decidí que debía daros un respiro de mi verborrea. A veces puedo ser un charlatán, para esos casos el blog es una ventaja, porque podéis interrumpirme a voluntad sin riesgo de quedar mal. Bromeaba, no hablo tanto. Aunque a más de uno sí que le diría: « cierra el pico y abre un blog ». Os invito a usarlo. Lo cierto es que el verano se me ha pasado volando y meditándolo en profundidad, no he hecho nada de provecho. Bueno sí, ganar dinero, ¿pero qué es el dinero? Nada si lo pensáis bien, tan solo un recurso. Sacrificamos tiempo a cambio de dinero , cuando el dinero vuela en menos de lo que tardo en decir 'compra'. El tiempo en cambio es lo único que tenemos. Lo más valioso que poseemos. Un valor seguro cuyos beneficios aumentan a medida que pasan los minutos. ¿Por qué? Porque disponemos de él en cantidad limitada y desconocida . Con el tiempo hemos creado un sistema de ret

Media maratón 2014

Son buenos tiempos, y como es usual en mí, tengo un nuevo objetivo. Un gran objetivo. A lo que mi amigo Karim dirá algo como: « Ya, ya... ¿de todo menos escribir, no?» Tranquilo Karim, que escribiré. Las palabras llegan cuando vienen, y vienen cuando quieren. Aún no soy tan bueno escribiendo como para forzarlas a salir, ni tan constante como para producir a destajo, pero estoy en ello. Algún día terminaré mi libro. De unas semanas a ahora vengo sientiéndome muy bien. Sensaciones habituales para mí en esta época del año como la pereza y la desgana me resultan ajenas y lejanas. Me siento muy activo, deportivo y fluido, intocable y casi pletórico; serán las hormonas. Ya he asumido que este año no habrá migración por mi parte. Habiendo pasado de nómada a sedentario, no hay nada que necesite más que un buen reto. ¿Y qué mejor que participar por primera vez en una gran carrera? No soy nuevo en este mundo, ya hice mis pinitos en el atletismo juvenil con grandes resultados, pero en

Boxeo

Al contrario de lo que suele creerse, el boxeo es un deporte de pensar. Aunque parezca un enfrentamiento de cuerpos, el verdadero combate transcurre en la mente de los contendientes. El boxeo es un arte. La habilidad requerida para sincronizar cuerpo y mente de modo que respondan según la estrategia que -acorde con su oponente- uno va moldeando durante el enfrentamiento. El mérito que tiene analizar con mente fría la situación a cada segundo, mientras se dirige a ti un aluvión de golpes; el aguante que suponen sus exhaustivos y extenuantes entrenamientos. Una dura preparación cuyo único propósito es el de enseñar a mantener en pie cuerpo y mente durante los 3 minutos que dura cada asalto de un combate. Y la prueba que supone aguantar el resto de ellos si no bates a tu rival. Solía pensar que el boxeo era un deporte de brutos y descerebrados, pero echando la vista atrás, todavía hoy recuerdo cómo me pasé la infancia peleando por la más mínima falta de respeto. Los tiempos en que

Cómo insinuarse sin mostrar una teta

Acabo de despertarme de la siesta, lo que hace de este el momento idóneo para tratar el tema en cuestión. Recién despierto soy como un viejo cascarrabias. Reniego en silencio, pero si hablo lo hago sin tapujos. Inspirado por el artículo que he leído hoy en Elegance hunter sobre los escotes masculinos, me he decidido a comentar una de tantas tendencias que me repelen por completo: Me ha ocurrido ya demasiadas veces ver a niñas de 15 años o por el estilo mostrando más carne de la necesaria. Creedme cuando os digo que tiene en mí el mismo efecto que ver a una vieja en bikini – ya sé que las viejas también tienen derechos – . Comprendo que como niñas en plena fase de emulsión hormonal no sepáis qué hacer con vuestras vidas y seáis tan fáciles de manejar como una oveja descerebrada, pero para todo hay un límite. ¿Para qué reducir tu imagen personal a un trozo de carne? Que no somos perros en celo. Mi necesidad de ir por la calle y veros los cachetes es 0 Una de las cosas q

Just Dance

Si tuviera que decribirla en una palabra sería liberadora. La danza es electrizante y enérgica; es elegante y armónica. Al bailar captamos la energía de nuestro entorno, la absorbemos como una planta en fotosíntesis y la canalizamos por todo nuestro cuerpo para liberarla de nuevo más pura y vital. –Tus músculos comienzan a vibrar, te dejas llevar y empiezan a moverse por sí solos al son de la música. La melodía desplaza la energía rítmicamente a lo largo de todo tu cuerpo; se extiende sin parar y ya no dejas de bailar. Bailando contribuimos a la purificación emocional del mundo. Y todos sabemos cuánto la necesita. Gracias al baile reconectamos con nuestra esencia; nuestro yo más natural, nuestra naturaleza más animal. Para cada uno de nosotros existe un tipo de baile. Del azonto al tango; el flamenco, el electro y la salsa, del jerk al charleston, del ballet al mambo. Podría pasarme horas, pues la lista es interminable. Baste decir que al ritmo que te muevas, hay un estilo