Ir al contenido principal

Entradas

La universidad y el mundo laboral

Para cuando te das cuenta, estás escribiendo: nueve de febrero de 2015 , tachando y cambiando el cinco por un seis. Ha sido rápido, apenas te has diste cuenta, pero ya es 2016. ¿Y cómo recibimos al año? ¿estamos llenos de entusiasmo y objetivos para el nuevo período? ¿hemos llegado ya al punto de aceptar que las metas de año nuevo son absurdas, o sencillamente tenemos el cerebro hecho una pasa de tanto estudiar? Mi caso es más bien el tercero, aunque por suerte todavía es una pasa de las grandes. Los que me conocen saben que el esfuerzo infinito no es lo mío; me gusta dedicarme a las cosas, pero no matarme por ellas. Como universitario novel, estoy saboreando las mieles del conocimiento, abriendo la mente y esas cosas. ¿Se aprende? ¿vale la pena? hombre, pues si estudias, claro que aprendes. Pero creo que no viene mal un ejercicio de franqueza; y es que la gente ya no estudia para aprender, estudia para conseguir un buen trabajo. Sin embargo, spoiler alert: estudiar ya no garanti

Despejando la mente

Soy una persona muy mental. A veces tanto, que en su servicio me vuelvo algo obtuso. Como dijo Jodorowski, la mente ha de estar al servicio de uno, y no estar uno al servicio de su mente. Estaba agobiado y molesto en general. Me quejaba de la universidad; de esto, de aquello y de cosas más allá. Poblemas, problemas y más problemas. Además, soy de ese tipo de personas a las que les cuesta vivir en el presente. Mi mente siempre me lleva lejos, a veces al pasado y con más frecuencia al futuro, pero ambos son sólo ilusiones. Mientras 'estamos' en ellos la vida no nos espera, discurre sin pausa a nuestro alrededor. Ayer, hablando con mi persona favorita, me dijo:  «Piensa esto: tienes un lugar donde estar; estudias en la universidad; puedes permitirte ir al gimnasio; tienes buenos amigos, familia y dispones de buena salud; eres guapo, inteligente y tienes una mujer que te quiere y que vendrá pronto a verte. ¿Cuál es tu problema?» Su claridad me dejó mudo. Quedó patente que est

La macrovisión: Teoría de la frialdad

Tengo una extraña capacidad de cambio de perspectiva: Consiste en ampliar tanto mi visión de las cosas, que lo mundano resulta insignificante. Una visión global de la humanidad que me libra de las emociones. A veces cometo el error de hablar con la gente desde este punto de vista y me tachan de frío o insensible. No soy frío y no soy insensible. Pero objetivamente, ¿qué valor tiene una vida cuando la comparas con infinidad de ellas? Cada cierto tiempo perdemos una frecuencia auditiva, una frecuencia concreta que no volveremos a escuchar jamás durante el resto de nuestras vidas, pero no lloramos por ello. Cada otoño el árbol pierde sus hojas. Eran importantes, sí; formaban parte de él, pero el mundo continua y el ciclo sigue. Es parte de la naturaleza: la vida, el cambio y la muerte. Si aplicamos la analogía a todo el conjunto existente de la humanidad del que formamos parte, como hojas del árbol, caemos y otras pasan a sustituirnos, es el orden natural de las cosas. En nues

El deporte y sus beneficios

Según la ley Lavoisier-Lomonósov: «nada se crea ni se destruye, sólo se tranforma» . Desde la antigüedad se ha utilizado el deporte como mecanismo de transformación de energía. ¿Cuántas veces os ha ocurrido que un gran enfado o confusión os crea la necesidad de movimiento? Yo descubrí que caminar me ayudaba a pensar en momentos de confusión; correr y el boxeo en momentos de enfado. Las emociones están ahí, y vengan como vengan hay que aceptarlas, pero el deporte resulta un método excelente para canalizar las negativas. Tenemos la idea generalizada de que ir al gimnasio cumple propósitios estéticos esencialmente, lo que provoca que las personas que no pueden alcanzar los estandares estéticos marcados como 'sanos' o 'ideales' dejen de ir. Si uno se fija bien hay 3 o 4 tipos definidos de fisionomía en los gimnasios, no más. ¿Por qué ocurre esto? ¿por qué no veo gente grande o gorda en el gimnasio? No es porque sean unos vagos tragones. Es porque nos han educado pl

Who are you?

Los sentidos nos engañan con frecuencia. En ocasiones nos dejamos engañar, acostumbrados a ver las cosas por como están, y no por como son. Hace un tiempo tuve una conversación con alguien muy especial sobre la diferencia entre el verbo ser y el verbo estar. En inglés no existe diferencia entre los dos verbos, ya que  ambos son « to be ». Esa una de las razones por las que aprecio el español. Solía llamarle castellano, pero es mucho más que eso, por lo que resulta impreciso llamarlo así. Uno de sus aspectos más valiosos es el potencial de matización que nos ofrece.   A lo largo de la historia, la influencia y cultura de muchos pueblos se han combinado para formar este idioma tan completo que compartimos hoy: árabes, celtas, romanos, visigodos y vascos contribuyeron, amoldaron y enriquecieron el que hoy evolucionado, conforma el idioma español. Es una de las mejores lenguas para expresar prácticamente cualquier idea con sinfín de opciones, aunque me parezca más bonito el francés o

Los 7 hermanos

¿Quién sueña con el fin de Sueño? Un buen hombre atraviesa el charco, al otro lado del río un niño observa; luces de neón iluminan las calles en un distrito donde el sol no llega; una mujer aguarda con impaciencia deseos y secretos que no recuerda. La mujer del sótano tiene mucho frío, ve sin ánimo que su esperanza se aleja; pisadas, barullo y confictos resuenan, el niño tiene hambre, aprende, espera, espera al padre que no llega, y sueña; sueña un mundo, y todo es como debiera. Que las palabras surgen de un suspiro, que los sonidos provienen de la mente, sentimientos que no sólo son lamentos, e ideas que nacen de un noble corazón; el niño siente una neblina de ilusión, pero amanece, y la verdad nada cambia. Su libertad en una ocasión arrebatada , el fino oro verde le cegó, y la desidia; hombre dejó atrás y sin pensar a su familia, hoy delirio vive con él, le hace compañía. El niño creció, ahora es padre, ya no sueña; la mujer no

La multitud acallada

En tiempos en los que tener una opinión resulta de lo más comprometido, surgen los artistas más estrambóticos e irreverentes. Es cierto que en la era de la información se habla más que nunca: facebook, whatsapp, twitter... pero la verdad es que nadie dice nada. Cuando las personas sufren en silencio, llega alguien dispuesto a chillar por todos, como poseído por alguna droga delirante. ¿Son valientes o sólo temerarios? La elección depende del criterio de cada uno. Esta situación me recuerda a la introducción de una historia de superhéroes estereotípica, pero como digo siempre: los estereotipos tienen una base de certeza, para ser considerados tales. Las ficciones de superhéroes tienen su origen en la necesidad humana de protección ante la represión, la desigualdad o la simple carencia de seguridad. Todo ello transmite un claro mensaje, vista la nueva generación de artistas que han dado nuestros tiempos: Kanye West El patriarca del inconformismo. Posee un talento que brilla p